El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

El profesor Ignacio Forcada dirige un Curso de Verano en Toledo sobre cooperación internacional

"Hay que globalizar los Derechos Humanos"

09/07/2002
Compartir:

"Hay que globalizar los Derechos Humanos"

09/07/2002

“La única fórmula para paliar la desigualdad que sufren dos terceras partes del mundo pasa por extender los Derechos Humanos. Hay que globalizar los Derechos Humanos”. El profesor Ignacio Forcada dirige el Curso de Verano que ha inaugurado esta mañana, en el Campus de Toledo, el vicerrector del Campus, Agustín García Rico, con el objetivo de debatir sobre la incidencia del fenómeno de la mundialización en las regiones y los colectivos más desfavorecidos de la sociedad. A su juicio, la globalización sólo se ha materializado en los planos económico y tecnológico, lo que ha contribuido a incrementar la brecha que separa a ricos y a pobres. “La dramática situación que vive un alto porcentaje de la población mundial -subraya- sólo cambiará si logramos ampliar la aplicación de los Derechos Humanos a todas las regiones del Planeta”.
El profesor Forcada recordó que las personas que trabajan en la cooperación internacional en los países subdesarrollados o en vías de desarrollo se encuentran con innumerables problemas, entre los que destacan la corrupción o la inestabilidad de los gobiernos receptores de las ayudas. El analfabetismo o la falta de asistencia sanitaria son los dos retos fundamentales que tienen que asumir los cooperantes, en su mayoría ciudadanos altruistas que prestan su esfuerzo para mejorar la calidad de vida de los desfavorecidos.
A pesar de este desolador panorama, aún queda un lugar para la esperanza. Al menos así lo piensa Ignacio Forcada, quien se muestra confiado en la capacidad de la sociedad civil para asumir la difícil tarea de globalizar los Derechos Humanos. “En los últimos años –señala- los actores privados, organizaciones no gubernamentales o ciudadanos particulares, están trabajando muy activamente por mejorar la situación en las regiones pobres o amenazadas por la enfermedad y la guerra”. Desde su punto de vista, el papel de la sociedad civil se aprecia por ejemplo en las campañas de solidaridad articuladas ante la inminente lapidación de varias mujeres en países en los que rige la Ley Coránica; o en la aprobación del Tratado de Supresión de las Minas Antipersona.
En la primera jornada del Curso de Verano “La Globalización de los Derechos Humanos: Nuevos retos de la cooperación internacional para el desarrollo”, intervinieron, además del profesor Forcada, la directora de Solidaridad Internacional, Juana Bengoa; el profesor de la Universidad Jaume I Yago Urios Moliner, la presidenta de la Asociación de Mujeres Afganas Shapiri Hakami, el coordinador de la Asociación Bolivia Siglo XXI Miguel Parrilla; la coordinadora del Programa de Pueblos Indígenas de la Universidad de Deusto, Natalia Álvarez Molinero; y la coordinadora de Derechos Humanos del Jesuit Refugee Service, Amaya Valcárcel.

Más actualidad