El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso. Aceptar

Justificación del Grado

en Ciencia y Tecnología de los Alimentos.
L

a legislación española establece que el título de  Ciencia y Tecnología de los Alimentos debe proporcionar “la formación científica adecuada, en los aspectos básicos y aplicados de los alimentos y sus propiedades, así como de la producción y elaboración para el consumo”.

Los estudios en Ciencia y Tecnología de los Alimentos aúnan los conocimientos básicos de gran número de disciplinas de las ramas de Ciencia y de la Salud para contribuir al conocimiento de los tres grandes pilares del ámbito alimentario: los que se refieren a la elaboración y conservación, los relacionados con la calidad y seguridad de los alimentos y los relacionados con la alimentación y la salud.

Una serie de circunstancias que han concurrido en los últimos años han hecho que el sector alimentario haya avanzado enormemente en los tres aspectos anteriormente mencionados, ocasionando de manera paralela una demanda de profesionales capaces de abordar estos nuevos retos. Por un lado, el requerimiento por parte de la sociedad de alimentos más sanos y variados, que no solo cubran sus requerimientos nutricionales sino que ayuden a su organismo a prevenir determinadas afecciones o enfermedades y de alguna manera contribuyan a incrementar su calidad de vida. Por otro lado, la incorporación de la mujer al trabajo y el ritmo de vida de las grandes ciudades requiere alimentos rápidos  de preparar  y de larga vida útil.

La preocupación por la seguridad de los alimentos en la sociedad actual exige una mejora en el control de procesos productivos, control de calidad y trazabilidad, así como el desarrollo de métodos de análisis para la detección de tóxicos y contaminantes en materias primas y productos terminados que constaten la inocuidad de los alimentos.

El principal impulsor del desarrollo del sector alimentario en España es la Industria alimentaria que ocupa hoy por ventas el quinto puesto en Europa. Las empresas de alimentación y bebidas, con el 17% del total de la producción industrial, constituyen el primer sector de la industria manufacturera en España, aportan el 12% del valor añadido y emplean casi al 14% de la mano de obra. Cifras que dan una idea del importante componente dinamizador de esta industria. Las ventas netas de productos de la industria alimentaria durante 2007 ascendieron a 78.164 millones de euros, lo que supone el 14,07% del total de ventas netas del sector industrial español.  

Igualmente a nivel Europeo la Industria de Alimentos es el sector industrial más importante y dinámico formado por más de 310 000  empresas y empleando a 4 millones de personas. Con una facturación anual de 800 billones de euros. Este diverso sector es un fuerte exportador que apuesta con innumerables productos en un mercado nacional e internacional fuertemente competitivo. 

Por otra parte, el  sector agroalimentario de Castilla-La Mancha es uno de los más pujantes y de mayor peso en la economía regional, representando el 30% de la actividad económica de la industria regional y el 18% del empleo industrial. A la importancia económica del sector se une su valor social, ya que en casi todos los municipios de nuestra región existe una industria agroalimentaria, desempeñando un papel muy significativo en la cohesión del territorio. En Castilla-La Mancha hay contabilizadas 2.281 industrias, 458 cooperativas y 78 sociedades agrarias de transformación. 

La industria alimentaria, con una participación del 17,7% en el total de la producción industrial nacional es el sector más importante en esta región. Desde el punto de vista del número de empresas y de las personas ocupadas, la empresa alimentaria es la de mayor peso en la economía manchega. Hoy día, existen unas tres mil empresas, de las que el 99% son Pymes, y dentro de ese porcentaje, más del 80% son de menos de 50 empleados. Se trata de un ámbito productivo que a pesar de su carácter tradicional, es en general muy dinámico y se encuentra en una fase de cambio, con una demanda en constante evolución, que le obliga a mejorar sus sistemas de gestión y de producción de manera continua. 

Aspectos como la creciente importancia de la calidad y seguridad alimentaria en la industria alimentaria, con mayores exigencias legales y jurídicas (medioambientales, laborales, de seguridad, higiene, etc.) están obligando a muchas empresas a innovar y a incrementar su demanda en personal especializado capaz de hacerse cargo de estos aspectos, tal y como lo demuestra la creciente demanda de titulados en Ciencia y Tecnología de alimentos que se ha observado en nuestra región. 

El Grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos está actualmente implantado en 24 Universidades españolas.  Por otro lado, la existencia de este Grado con distintos perfiles (Food Technology, Food Science, Food Science and Technology, Food Science and Nutrition) desde hace años en otras 50 Universidades europeas pertenecientes a 18 países distintos en los que esta disciplina se imparte en tres o cuatro cursos pone de manifiesto la demanda social y empresarial de estos titulados en la sociedad actual. Diferentes organismos internacionales de recocido prestigio como el IFT - Institute of Food Technologists en los Estados Unidos y el  IFST - Institute of Food Science and Technology a nivel europeo; entre otros, se encargan de promover todos los aspectos relacionados con la disciplina de la Ciencia y Tecnología de los Alimentos, su educación superior y sus aplicaciones.