El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Inauguración del curso de verano Despoblación, envejecimiento y abandono de tierras en el mundo rural. ¿Qué alternativas en el siglo XXI?’

"Las consecuencias de la despoblación se traducen en negativos impactos ecológicos, socioeconómicos y patrimoniales"

07/07/2010
Compartir:

"Las consecuencias de la despoblación se traducen en negativos impactos ecológicos, socioeconómicos y patrimoniales"

07/07/2010

El director académico de Extensión Universitaria de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) César Sánchez ha inaugurado en la localidad conquense de Landete el curso de verano ‘Despoblación, envejecimiento y abandono en tierras en el mundo rural. ¿Qué alternativas en el siglo XXI?’. Dirigido por Carmen Vázquez, profesora de la universidad regional, pretende durante tres jornadas, del 7 al 9 de julio, analizar situaciones y experiencias para el conjunto del estado debatiendo alternativas y estrategias que ayuden a frenar el abandono y en medida de lo posible devolver la vida a territorios en proceso de vaciamiento y olvido.

Los cursos de verano de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) se han desplazado a la localidad conquense de Landete para afrontar el curso de verano ‘Despoblación, envejecimiento y abandono de tierras en el mundo rural. ¿Qué alternativas en el siglo XXI?’.
Inaugurado por el director académico de Extensión Universitaria, César Sánchez, y por la directora del mismo, la profesora de la universidad regional Carmen Vázquez, dará a conocer situaciones y experiencias para el conjunto del estado debatiendo alternativas y estrategias que ayuden a frenar el abandono y en la medida de lo posible devolver la vida a territorios en proceso de vaciamiento y olvido.
En este sentido, César Sánchez recordó, según datos extraídos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que la población de Cuenca en 1950 contaba con 194.368 habitantes en ámbito rural (municipios con menos de 2.000 habitantes) por los 82.948 de 2009, un 57,56% menos. A esto añadió que si se examina el descendimiento de la población en general esta provincia castellanomanchega cuenta con un 37% menos de habitantes que en 1950. "Lo que nos da un ligero apunte de que este curso de verano viene a analizar y examinar las causas y consecuencias de esta despoblación".
Asimismo, Carmen Vázquez resaltó que esta situación justifica la opinión de algunos autores que afirman que estamos ante la desaparición de una forma de habitar el territorio. "En cualquier caso, las consecuencias de la despoblación y el abandono se traducen en negativos impactos ecológicos, socioeconómicos, patrimoniales y paisajísticos en suma de un proceso de desarticulación territorial de consecuencias desastrosas", afirmó.

Cuenca, 7 de julio de 2010

Más actualidad