El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

El objetivo del estudio era conocer la respuesta fisiológica del organismo cuando realiza ejercicio después de donar sangre

Investigadores de la UCLM obtienen un Premio Nacional de Investigacion en Medicina del Deporte

30/01/2007
Compartir:

Investigadores de la UCLM obtienen un Premio Nacional de Investigacion en Medicina del Deporte

30/01/2007

Dos profesores de la UCLM, Juan del Coso y Ricardo Mora, han obtenido el Tercer Premio Nacional de Investigación en Medicina del Deporte, fallado este fin de semana en Oviedo, con el estudio titulado “Efectos de donar sangre en la termorregulación y la respuesta cardiovascular durante el ejercicio en un ambiente caluroso”. El proyecto, desarrollado en el Laboratorio de Fisiología del Esfuerzo de la Facultad de Ciencias del Deporte de Toledo, ha puesto de manifiesto que el ejercicio intenso tras la donación de una unidad de sangre incrementa el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con la hipertermia.
Según explican los autores de la investigación, el primer objetivo era conocer las respuestas fisiológicas del organismo cuando realiza ejercicio tras donar una unidad de sangre (450 mL). “Puesto que la sangre es el ‘vehículo’ que utiliza nuestro cuerpo para transportar el calor desde los músculos hacia el exterior, nuestra hipótesis era que la donación podría afectar negativamente la termorregulación durante el ejercicio, generando un riesgo potencial de padecer golpe de calor”, afirman los profesores. “El segundo objetivo era conocer cuánto tiempo permanecían estos efectos en nuestro organismo. Y el tercero fue encontrar estrategias para minimizarlos”, añaden.
Una de las principales conclusiones del estudio es que la donación de una unidad de sangre incrementa la temperatura rectal de reposo aproximadamente 0.3 grados centígrados. Este incremento permanece durante el ejercicio, aumentando el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con la hipertermia (agotamiento por calor, golpe de calor). Además, la donación de sangre produce un descenso de la presión arterial y aumento de frecuencia cardiaca durante el ejercicio. “En este sentido, es recomendable que las actividades físicas realizadas tras donar sangre sean de baja intensidad”, apuntan los investigadores.
Asimismo, y dado que dos días después de la donación casi se ha recuperado por completo el volumen de sangre donado, sería recomendable no reanudar el ejercicio físico de moderada intensidad hasta 48 horas tras la extracción de sangre. “Y si se realiza ejercicio físico durante esas 48 horas, éste se debe realizar en un ambiente en el que no esté limitada la disipación de calor (instalaciones deportivas al aire libre, deportes no estáticos, sin prendas impermeables) y con la conveniente reposición de líquido”, recomiendan Del Coso y Mora.
A la IX Edición del Premio Nacional de Medicina del Deporte, convocado por la Escuela de Medicina del Deporte de la Universidad de Oviedo, concurrieron un total de trece estudios. El jurado, presidido por el vicerrector de Investigación, Pedro Sánchez, estuvo integrado por el presidente de la Federación Española de Medicina Deportiva (FEMEDE), Juan José González Iturri; el director de la Escuela, Miguel del Valle, y los catedráticos de Traumatología de la Universidad Católica San Antonio de Murcia y de Fisiología del Ejercicio de la Universidad Complutense de Madrid, José Antonio Villegas y Julio César Legido, respectivamente.
Toledo, 30 de enero de 2007

Más actualidad