El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Las jornadas han girado en torno a la nueva Ley Concursal

La UCLM acoge celebra unas jornadas sobre insolvencias patrimoniales

24/11/2004
Compartir:

La UCLM acoge celebra unas jornadas sobre insolvencias patrimoniales

24/11/2004



La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales ha celebrado unas jornadas sobre “La nueva Ley Concursal”, dirigidas por el catedrático de Derecho Mercantil, Adolfo Sequeira. En ellas han participado profesores de ésta y otras universidades, abogados y magistrados, todos ellos con experiencia contrastada en el ámbito de las crisis de las empresas en razón de su práctica profesional, su pertenencia a órganos de dirección de revistas acreditadas del sector y de la realización de trabajos de investigación de diversa consideración.
La importancia jurídica y económica de la nueva Ley Concursal de 9 de julio de 2003, que acaba de entrar en vigor, en relación con el tratamiento de la presencia de insolvencias patrimoniales que impide a los deudores hacer frente al cumplimiento regular de sus obligaciones, requiere, sin duda, un esfuerzo de todos los sectores del mundo del derecho y, esencialmente, del mercado, para extender su conocimiento. La trascendencia de esta nueva norma se pone de relieve si se observa la cantidad de publicaciones, conferencias y debates que han tenido lugar en estos últimos meses. La UCLM no podía permanecer ajena a ello y ha celebrado, a lo largo de tres días, unas jornadas sobre “La nueva Ley Concursal”, que a juicio del profesor Sequeira han contado con una gran acogida.
“Las distintas ponencias del seminario –según ha manifestado su director- han puesto de relieve el indudable avance que la nueva Ley Concursal significa frente al anterior sistema de tratamiento de las crisis patrimoniales, que era ideológicamente obsoleto, mal configurado técnicamente, y enormemente inoperativo”. “La Ley Concursal –añadió- ha supuesto una clarificación absoluta ante la anterior dispersión de normas, ofreciendo una seguridad jurídica de la que se carecía, a la vez que aporta soluciones de interés para todos los afectados”.
Pero según el profesor Sequeiro, el indudable avance que se ha producido no evita que nos encontremos ante un modelo judicial “excesivamente judicializado, económicamente gravoso, y no siempre fácil de seguir en su procedimiento”.

Más actualidad