El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

LA UCLM PRESENTA UN LIBRO EN HOMENAJE AL JURISTA FALLECIDO EN JUNIO

Discipulos y companeros de Marino Barbero le recuerdan como un simbolo de la independencia

05/10/2001
Compartir:

Discipulos y companeros de Marino Barbero le recuerdan como un simbolo de la independencia

05/10/2001

Emblema de la independencia y del rigor. Defensor de la libertad y magnífico maestro. Un hombre coherente y bueno. Amigos, familiares y discípulos del prestigioso jurista Marino Barbero Santos, fallecido el pasado 29 de junio a los 72 años de edad, le rindieron un emotivo homenaje en el Paraninfo de San Pedro Mártir, en Toledo, a instancias de la Universidad de Castilla-La Mancha, en la que Don Marino -como le llamaban sus alumnos- trabajó como profesor hasta el final de su vida.
En el acto académico, al que asistieron su viuda e hijos, participaron compañeros, discípulos y amigos del eminente profesor. Todos coincidieron en destacar, por encima de cualquier otra cualidad, el carácter enérgicamente independiente de un hombre que intentó humanizar el Derecho Penal desde el inicio de su carrera profesional, en plena dictadura franquista. Cuando la libertad de cátedra no era más que una utopía de la que disfrutaba en sus viajes anuales a Friburgo (Alemania).
Precisamente de esta ciudad llegó uno de los testimonios más intensos sobre la vida y la obra de Marino Barbero. Provino de Hans Heinrich Jescheck, catedrático de Derecho Penal y ex director del Max-Planck Institut, que encontró en el jurista español a uno de sus miembros más activos. Según Jescheck, “tres convicciones han definido el paso de Marino por el Instituto: que todo Estado debe poseer una Constitución democrática que reconozca la libertad del ciudadano como derecho fundamental, que el Derecho Penal debe aspirar a humanizar la política criminal; y que éste debe ser concebido como un bien cultural, común e internacional”.
Por su parte, el ex presidente del Tribunal Supremo Federico Sainz de Robles, compañero y amigo personal de Marino Barbero, le recordó como “una persona insobornable, que siempre actuó con rigor intelectual y abrió el Derecho a los grandes problemas de la vida”. Para Sainz de Robles, el jurista se reafirmó en la defensa de estos valores durante la instrucción del “caso Filesa”, uno de los capítulos más tristes de su vida.
También aludieron a sus cualidades profesionales y humanas otros discípulos de Barbero Santos, como el catedrático Francisco Muñoz Conde, o los rectores de las universidades de Salamanca y de Castilla-La Mancha, Ignacio Berdugo y Luis Arroyo, respectivamente. Este último, se refirió a su extraordinaria labor de magisterio, ejerciendo “la seducción sobre sus discípulos a través de valores culturales, su actitud metodológica, y sobre todo, en la especial relación que estableció con nosotros”. Arroyo sustanció las tres pasiones que, a su juicio, definían a Don Marino. “La pasión por la libertad individual y colectiva y por la dignidad personal, la pasión por la cultura, y la pasión por su país, con un espíritu patriótico, no patriotero ni nacionalista”.
En el transcurso del acto académico, al que asistió más de un centenar de personas, el profesor de la UCLM Raimundo Drudis dio lectura a un mensaje de la Fundación Alexander Von Humboldt, en la que sus responsables lamentaban profundamente la muerte de un hombre tan relevante en el estudio del Derecho Penal.
El acto concluyó con la presentación de una obra en homenaje a Marino Barbero en la que han participado sus discípulos y compañeros. El voluminoso trabajo cuenta con 110 artículos estructurados en cuatro áreas que repasan distintos aspectos del Derecho Penal.

Más actualidad