El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Se ha estudiado como una proteína viral, E1a, produce radiosensibilidad en células del glioblastoma.

Una investigación abre nuevas vías en el tratamiento de tumores agresivos

13/11/2013
Compartir:

Una investigación abre nuevas vías en el tratamiento de tumores agresivos

13/11/2013

Un trabajo de investigación, dirigido por el jefe del laboratorio de Oncología Molecular de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) e investigador del Programa Increcyt, Ricardo Sánchez Prieto, abre nuevos caminos en la lucha contra el Glioblastoma Multiforme, uno de los tumores con peor pronóstico actualmente. La investigación se ha centro en estudiar un nuevo mecanismo para conseguir aumentar la sensibilidad a la radioterapia de este tipo de tumores mediante el uso del gen adenoviral E1a. En el trabajo, llevado a cabo en el Centro Regional de Investigaciones Biomédicas (CRIB), ha participado el equipo de la investigadora Isabel Sánchez, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Madrid (CSIC-UAM).

El Glioblastoma Multiforme, tal y como explica Ricardo Sánchez, es uno de los tumores con peor pronóstico en la actualidad, con una supervivencia no superior a los dos años. La terapia se basa, tras la cirugía, en una combinación de quimio y radioterapia, que en este tipo de tumores “presentan una acusada radioresistencia, siendo esta una de las claves en el escaso éxito terapéutico”,-indica.

De ahí que el trabajo realizado abra nuevas vías en la lucha contra este tipo de tumores, ya que los investigadores del CRIB han demostrado como una proteína viral, E1a, inducía una marcada radiosensibilidad en líneas celulares derivadas de glioblastoma. “El mecanismo por el cual E1a produce este efecto terapéutico es debido a un aumento incontrolado de la síntesis de DNA, generando una situación de estrés replicativo que en presencia de radiación conlleva irremediablemente a la muerte de la célula”.-explica el investigador.

Este trabajo abre la posibilidad futura al uso de este gen en ensayos de terapia génica que permitan radiosensibilizar a este tipo tumores, lo que supondría un avance en la terapia del Glioblastoma.

La investigación se publicará en la prestigiosa revista Cell Cycle en el próximo mes de enero

 

 

Gabinete de Comunicación UCLM. Albacete, 13 de noviembre de 2013
 

Más actualidad