El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Hasta el próximo viernes en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales

El Campus de Toledo acoge un congreso internacional sobre el filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein

02/09/2009
Compartir:

El Campus de Toledo acoge un congreso internacional sobre el filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein

02/09/2009

La Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Toledo acoge hasta el próximo viernes la reunión anual que la Sociedad Internacional Wittgenstein organiza sobre la obra del filósofo austriaco, centrada en su edición de 2009 en el punto de vista antropológico ofrecido por el autor. En el encuentro, que se desarrolla bajo la dirección del profesor Jesús Padilla, participan especialistas de reconocido prestigio como los profesores P. M. S. Hacker (Universidad de Oxford), Robert J. Fogelin (Dartmouth College, Hanover), James Conant (University of Chicago), Manuel García-Carpintero (Universidad de Barcelona), Pirmin Stekeler-Weithofer (Universität Leipzig) y Hans-Johann Glock (Universität Zürich), entre otros.

hombre ha de ser considerada científica o una tarea filosófica. El profesor Padilla indica que el acercamiento antropológico a esta pregunta fue disputado desde el inicio mismo de los estudios antropológicos y cita la tesis doctoral de Johann Friedrich Blumenbach sobre De Generis Humani Varietate como el primer trabajo sobre antropología científica en el que se estudiaba el origen y la evolución de razas humanas. "La antropología científica proporciona una teoría comprensiva de la evolución social y así intenta explicar el desarrollo cultural. Desde este punto de vista, la cultura se desarrolla en el cerebro humano. El origen y la fuerza motriz para el comportamiento humano están ubicados en módulos culturalmente adquiridos. El comportamiento humano generaría artefactos con los cuales puede desarrollar ciertas organizaciones sociales", explica.
Sin embargo, Immanuel Kant distinguió una antropología materialista, por un lado, y una orientación pragmática, por otro. Según esta división algunos científicos describen la humanidad desde la perspectiva de la teoría de evolución, entendiéndola como una mera suma en el desarrollo del ser, por lo que el hombre sólo puede ser diferenciado de los animales cuantitativamente. "Las posturas filosóficas prefieren un acercamiento humanista y acentúan la libertad de decisión y subrayan la posibilidad de autodeterminación como una característica excepcional de la humanidad. Esto sería, según Kant, lo que distinguiría la personalidad humana de los animales", afirma Padilla.
De esta forma la antropología filosófica es considerada como una reacción a los puntos de vista científicos y una tentativa de unificar los modos diferentes de entender el comportamiento humano. Para el profesor, las exploraciones filosóficas apuntan al análisis acerca de la naturaleza humana y a las condiciones en las que viven los hombres. "En el marco de la discusión ha de enfatizarse que Ludwig Wittgenstein asume un punto de vista particular que es considerado un punto decisivo entre la antropología científica y filosófica. El objetivo de esta conferencia internacional es promover la discusión sobre las cuestiones abiertas en el campo de investigación antropológica", concluye.
Toledo, 2 de septiembre de 2009

Más actualidad