El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Convocado por la Obra Social de Caja Castilla La Mancha en colaboración con la UCLM

El historiador Miguel Artola, Premio Nacional de Humanidades Lorenzana 2008

09/06/2008
Compartir:

El historiador Miguel Artola, Premio Nacional de Humanidades Lorenzana 2008

09/06/2008

Este mediodía se ha hecho público el fallo del jurado del Premio Nacional de Humanidades Lorenzana 2008, que ha recaído sobre el historiador y académico Miguel Artola como reconocimiento a su carrera y trayectoria. El galardón, establecido por Caja Castilla-La Mancha (CCM) y la Universidad regional para premiar a una persona viva, de nacionalidad española, que se haya distinguido por su aporte científico e intelectual al campo de las Humanidades, será entregado en el Palacio de Lorenzana, sede del Vicerrectorado de Toledo, el próximo 30 de septiembre.

Dio lectura al acta el presidente del jurado y director de la Real Academia de la Lengua, Víctor García de la Concha. También han formado parte del mismo Federico Rodríguez Morata, vicepresidente de CCM y catedrático de la UCLM; Evangelina Aranda, vicerrectora del Campus de Toledo y de Relaciones Institucionales; Ricardo Izquierdo, catedrático de Historia Medieval y decano de la Facultad de Humanidades de Toledo, y Martín Molina, director de la Obra Social de CCM.
Miguel Artola nació en San Sebastián (Guipúzcoa) el 12 de julio de 1923. Casado y con 4 hijos, es doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Obtuvo la Cátedra de Historia de España en la Universidad de Salamanca en 1960, donde permaneció hasta 1969, año en que pasó a ocupar la misma Cátedra en la Universidad Autónoma de Madrid.
Como investigador se ha especializado en el estudio de la revolución liberal y en los orígenes de la España contemporánea, tema al que ha dedicado varios libros, entre ellos, el volumen XXVI de la Historia de España dirigida por Menéndez Pidal, que lleva por título "La España de Fernando VII" (1969). Autor de numerosas publicaciones, su libro "Los afrancesados" ha sido reeditado este año, con ocasión de la celebración del Bicentenario de la Guerra de la Independencia. Recientemente también ha publicado un volumen dedicado a este tema.
El Premio Nacional de Humanidades Lorenzana es una convocatoria anual, para la que CCM cuenta con el apoyo y el asesoramiento de la Facultad de Humanidades de Toledo. En su primera edición numerosas academias, centros culturales y de investigación y universidades, entre otras instituciones, han presentado candidaturas.
La distinción debe su nombre a Francisco Antonio de Lorenzana y Butrón (León, 1722), cardenal, historiador, liturgista y humanista ilustrado. Fue obispo de Plasencia, posteriormente arzobispo de Mexico, volvió a España en 1772 para colocarse a la cabeza de la archidiócesis de Toledo ya como cardenal desde 1789 y hasta el año 1800; tras renunciar por motivos de salud se trasladó a Roma donde murió en 1804.
En Toledo se destacó entre otras labores por la creación de una gran biblioteca que hizo pública en 1771 y levantó un apropiado y funcional edificio para la misma. Durante los años que desarrolló su magisterio en Toledo tuvo lugar también una importante labor en las artes plásticas y la arquitectura bajo su protección, como fue la Universidad Pontificia de Santa Catalina y la rehabilitación del Palacio Arzobispal o la construcción del Nuncio Nuevo y la Puerta Llana de la catedral.
Su labor social también fue memorable, aunque sus sucesores no supieron estar a la altura del formidable impulso que dio a estas empresas. Fundó dos hospicios, en Toledo y Ciudad Real, en los que además se instruía a los menesterosos en faenas para que se ganaran la vida con una idea típicamente ilustrada de los beneficios que reporta la caridad activa.
Fue asimismo un gran mecenas y protegió y alentó en Roma diversos proyectos de contenido humanista y filológico, llegando a crear en 1801 la Academia Católica. A su muerte nombró como herederos suyos a todos los pobres.
Toledo, 4 de junio de 2008

Más actualidad