El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Vive en España desde los 17 años y es aquí donde ha publicado toda su obra poética, ahora comienza a sacar sus primeros libros en Chile

La poetisa abstracta Alexandra Dominguez visita el Aula de Poesia de la Universidad regional

25/04/2007
Compartir:

La poetisa abstracta Alexandra Dominguez visita el Aula de Poesia de la Universidad regional

25/04/2007


Alexandra Domínguez nació en Concepción, en el sur de Chile, en 1956. Nacionalizada española, desde 1974 reside en España, donde cursó estudios universitarios de arte y periodismo. Como artista visual ha realizado numerosas exposiciones de pintura y de obra gráfica tanto en Europa como en su país de origen, donde en 1989 obtuvo el Gran Premio Nacional Salón Sur de Pintura.
El Aula de Poesía de la Facultad de Letras, en el Campus de Ciudad Real, recibió esta tarde la visita de Alexandra Rodríguez, poetisa nacida en Chile, pero que lleva desde los 17 años viviendo en España. Domínguez es más conocida por su obra plástica, pero como ella dice “no encuentro diferencia entre la palabra y el color. Mi poesía surge, al igual que mi pintura, de una serie de experiencias intensas que traslado al lienzo o al papel”.
Alexandra obtiene en el año 2000 el “Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez, por su libro La conquista del aire. Gonzalo Rojas dijo de ese libro y de su autora que “Alexandra Domínguez apuesta a ver y ve, como difícilmente. Allí está este texto estremecedor: ‘El poeta es un asunto allí en los invisible’. Palabra necesaria, lo que se llama necesaria. Pego el oído fino y oigo tierra de Dios. Loado cuanto escribe”.
Poemas para llevar en el bolsillo, que ha obtenido el XIV Premio de Poesía Rincón de la Victoria, es, tal como sostiene Pablo García Baena, presidente del jurado, “un libro sorprendente en todos los sentidos, donde se funda un diálogo irremplazable y una tensión siempre dramática entre la cotidianeidad y lo extraordinario”.
Como persona que ha tenido que vivir entre dos países, dice sentirse “extranjera en donde vaya, aunque hay un hogar en la memoria que estuvo fundado en Chile y que duró hasta los 17 años, y eso se puede llevar a cualquier parte”. Además, confiesa tener una gran influencia de los grandes poetas de su infancia y su madurez: Neruda, San Juan de la Cruz, Huidobro o Lorca.
Gabinete de Comunicación. Miércoles, 25 de abril de 2007

Más actualidad