El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Es un proyecto impulsado por la Fundación BBVA en colaboración con la UCLM, el Instituto de Biología y Medicina Experimental, la Fundación Bioandina y CSIC

Investigadores de la UCLM participan en un proyecto de la Fundacion BBVA sobre conservacion de felinos

16/09/2005
Compartir:

Investigadores de la UCLM participan en un proyecto de la Fundacion BBVA sobre conservacion de felinos

16/09/2005


sudamericanos en peligro de extinción
• El objetivo del proyecto es desarrollar biotecnologías reproductivas para felinos amenazados y crear un banco de recursos genéticos de felinos silvestres de América del Sur
• El jaguar, el puma, la tigrina y los gatos andino, güiña, montés y del pajonal son algunas de las especies más vulnerables
Julián Garde, responsable del Grupo de Investigación de Biología de la Reproducción de la UCLM, participa en el proyecto de investigación de la Fundación BBVA sobre conservación de felinos sudamericanos. En este proyecto colaboran, también, el Instituto de Biología y Medicina Experimental, especialistas argentinos de la Fundación Bioandina, y científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El equipo de la UCLM está compuesto, además del profesor Garde por los investigadores y del Ana J. Soler, Mª Rocío Fernández y Milagros Esteso.
El objetivo del proyecto es profundizar en el estudio de la fisiología reproductiva y desarrollar biotecnologías reproductivas para felinos amenazados de Sudamérica, con el fin de contribuir a mantener la diversidad genética de esas especies, tanto en poblaciones naturales como en las mantenidas en cautividad. De forma paralela, se pondrá en marcha un Banco de Recursos Genéticos (BRG) de felinos silvestres de Sudamérica.
El jaguar, el puma, la tigrina y los gatos güiña, andino, montés y del pajonal son algunas de las especies más vulnerables como consecuencia de la caza, la pérdida de hábitat y la fragmentación de sus poblaciones, entre otras causas.
GRAVES AMENAZAS SOBRE LA BIODIVERSIDAD LATINOAMERICANA
En la actualidad estamos viviendo un proceso de crisis de la biodiversidad que supone la pérdida de especies a gran escala, debido al crecimiento demográfico de la especie humana y a la sobreexplotación de los recursos naturales. En el contexto mundial, América Latina se caracteriza por una enorme riqueza de ecosistemas y de especies, tanto de flora como de fauna. Sin embargo, los esfuerzos de conservación se enfrentan a graves problemas sociales, económicos y ambientales: la población humana de la región se ha triplicado desde 1950, lo que ha arrinconado a la fauna silvestre en hábitats cada vez más restringidos. América del Sur ha perdido la cuarta parte de sus bosques, y el aumento de la caza, la pesca, la minería, y otras formas de explotación de los recursos naturales, suponen una presión adicional sobre ecosistemas que ya sufren un nivel de estrés considerable.
Los carnívoros son particularmente vulnerables por varias razones. En primer lugar, sus áreas de campeo son muy extensas, por lo que se ven muy afectados por alteraciones del hábitat. En segundo lugar, ocupan los escalones superiores de la cadena trófica, lo que les hace susceptibles a declives en las poblaciones de las especies que utilizan como presas. En tercer lugar, sus poblaciones en general tienen densidades muy bajas, por lo que cualquier reducción en el número de individuos tiene un impacto marcado. Finalmente, son especies sometidas a una caza intensiva debido al valor de sus pieles, y a los conflictos que suscitan en poblaciones locales por la predación que ejercen sobre las especies domésticas y el temor a ataques sobre las personas. Por todo ello, los carnívoros son a menudo las primeras especies que desaparecen de un área. Los esfuerzos de conservación que se han centrado sobre los carnívoros son fundamentales, ya que la integridad de los ecosistemas de los que forman parte depende en gran medida de la estabilidad de sus poblaciones.
El declive que han sufrido muchas especies de carnívoros ha conducido a una reducción en el tamaño de las poblaciones y a su aislamiento. Bajo estas condiciones surgen nuevas amenazas inherentes al pequeño tamaño poblacional y a la falta de flujo génico, amenazas que incluyen la pérdida de variabilidad genética y el aumento de la consanguinidad. Cuando hay poca variabilidad genética las poblaciones no pueden adaptarse a los cambios medioambientales, lo que es particularmente grave en situaciones en las que la actividad humana modifica el hábitat de forma continua. Por otra parte, la consanguinidad aumenta la vulnerabilidad de los individuos a los parásitos y las enfermedades y disminuye su capacidad reproductiva. Este aumento de la mortandad, unido a la disminución de la fecundidad, puede conducir a la extinción de poblaciones. La supervivencia de muchas especies amenazadas requiere, por lo tanto, un esfuerzo mayor en el “manejo genético” de sus poblaciones que facilite el intercambio genético entre poblaciones pequeñas y aisladas.
UTILIDAD DE LAS BIOTECNOLOGÍAS REPRODUCTIVAS
La mayor utilidad de las biotecnologías reproductivas consiste en facilitar la conservación y el manejo genético de poblaciones cuyo reducido tamaño limita su viabilidad. Dichas biotecnologías hacen posible la conservación de la diversidad genética existente en la actualidad, ya que permiten criopreservar espermatozoides, óvulos y embriones, que se pueden emplear en futuras generaciones. Por otra parte, las técnicas de reproducción asistida facilitan el intercambio de material genético entre poblaciones, tanto en cautividad como en su hábitat natural, evitando algunos de los riesgos asociados a la translocación de animales, como es la introducción de nuevas enfermedades, la falta de integración social y los riesgos y costes asociados a trasladar animales de gran tamaño a lo largo de grandes distancias.
El Banco de Recursos Genéticos (BRG) de felinos silvestres de Sudamérica comenzará a constituirse a partir de material (gametos, tejidos y células somáticas) procedente de ejemplares de programas de cría en cautividad, así como de animales silvestres procedentes de poblaciones naturales. Como parte de la organización de este BRG se realizará un relevamiento e informatización de individuos y biomateriales mantenidos en diversos centros públicos y privados. El Banco de Recursos Genéticos de Felinos Sudamericanos tendrá una doble sede: el Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires custodiará las muestras obtenidas en América Latina, y el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) custodiará las obtenidas en Europa.


Más actualidad