El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Los alumnos del curso El placer de la Buena mesa degustaron productos de calidad de Cuenca

Vino de Huete y productos de Cuenca para los alumnos de los Cursos de Verano de la UCLM

29/06/2005
Compartir:

Vino de Huete y productos de Cuenca para los alumnos de los Cursos de Verano de la UCLM

29/06/2005

Degustar buenos vinos y probar los mejores productos que da la gastronomía conquense, esa es la actividad a la que se han entregado los alumnos del curso de verano de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) a lo largo de la jornada de hoy. El lugar elegido, la bodega Uribes-Madero de Huete, Cuenca.
No sólo de alimento intelectual vive el hombre, y menos en un curso cuyos objetivos principales se orientan hacia el disfrute de los sentidos y las posibilidades de la buena mesa como factor de placer y convivencia. Por esta razón, los alumnos del curso de verano El placer de la buena mesa, dirigidos por el profesor de la UCLM Antonio Mateos se han desplazado a la localidad de Huete para visitar las bodegas URIBES-MADERO.
Tras una completa visita a las instalaciones, los alumnos y profesores pudieron escuchar la conferencia “La cultura del vino”, a cargo de Francisco Uribes, bodeguero y propietario de las bodegas URIBES-MADERO, nombre de la bodega creada por Francisco Uribes y Celia Madero.
Su vino nace y se cría en la Alcarria conquense, fuera, incluso lejos, de los reglamentos y de las denominaciones. Los URIBES MADERO compran la finca en 1979 y deciden sustituir los olivos por viñas que plantan en 1982 con las variedades Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Garnacha ampliándose posteriormente a la Merlot y Syrah.
En la actualidad el viñedo posee diez hectáreas y crece sobre suelos de base calcárea y superficie arcillosa, con las cepas conducidas en espaldera y riego por goteo. Presenta una altitud de 900 metros que proporciona importantes diferencias térmicas entre el día y la noche para una maduración lenta y constante de la uva. No tienen excedentes de uva ya que la producción es de tres kilos por cepa lo que demuestra la excelente calidad de sus vinos.
Sobre los cimientos del refugio de pastores "Casa Carlitos" se encuentra La Calzadilla, una pequeña finca que da nombre a los vinos de lujo creados por Francisco Uribes, arquitecto urbanista, y Celia Madero, farmacéutica reconvertida en flamante enóloga. Tras veinte años de esfuerzos y sacrificios, los vinos de esta pequeña bodega se han convertido en una de las apuestas más sólidas del panorama vinícola español.
Para cerrar la jornada se celebró la mesa redonda “La Gastronomía y el vino como actividades universitaria”, mesa que contó con la presencia del propio Francisco Uribes, Ángel Monterrubio, profesor de Teoría de Historia de la Comunicación de la UCLM y Agustín García Rico, profesor de Economía de la UCLM. El encargado de moderar el encuentro fue el famoso restaurador toledano, Adolfo, propietario y jefe de cocina del restaurante que lleva su mismo nombre en la ciudad imperial.
Cuenca, 29 de junio de 2005

Más actualidad