El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

El ex presidente del Parlamento Europeo pide el sí al tratado constitucional el próximo 20 de febrero

Gil-Robles desmiente en Toledo que la Constitucion europea suponga un retroceso en politica social

10/02/2005
Compartir:

Gil-Robles desmiente en Toledo que la Constitucion europea suponga un retroceso en politica social

10/02/2005

José María Gil-Robles, ex presidente del Parlamento Europeo y presidente del Movimiento Europeo Internacional, ha participado esta mañana en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Toledo en una conferencia-coloquio sobre la Constitución europea promovida por la Asociación Popular de Estudiantes Universitarios (APEU) en colaboración con el Centro de Estudios Comunitarios y la UCLM. Durante su intervención, Gil-Robles negó con rotundidad que la Constitución europea suponga un retroceso en las políticas sociales de los estados miembros y afirmó que España se verá particularmente beneficiada por el espacio europeo de libertad y seguridad.
Según José María Gil-Robles “Europa necesita una Constitución para simplificar, agilizar y hacer más democrático el sistema normativo actual vigente en los estados miembros”. Para el ex presidente del Parlamento Europeo “la Constitución consolida los estados en su dimensión territorial y las autonomías dentro de cada estado, no podemos estar pensando en entelequias como sustituir los estados por las regiones”.
Gil-Robles negó rotundamente que el tratado signifique un retroceso en las políticas sociales. “La Constitución protege el modelo europeo donde el libre mercado y la política social son dos elementos fundamentales”, afirmó. Según sus palabras, “la mitad de Europa ha pasado del socialismo real al socialismo de mercado y no quiere volver a sistemas como los vigentes en Cuba o China”.
El ex presidente del Parlamento Europeo destacó los beneficios que acarreará para España el espacio europeo de libertad y seguridad preconizado por el tratado constitucional. “La Constitución hace posible la cooperación en la lucha contra el crimen organizado –terrorismo, trata de personas y tráfico de estupefacientes- porque facilita la toma de decisiones por mayoría”, manifestó. “El tratado no permitirá medidas demagógicas y regulará las relaciones comerciales en un espacio sin fronteras, por lo que será más fácil que el consumidor haga valer sus derechos frente a operaciones en países diferentes del suyo”, añadió.
Para finalizar su intervención, Gil-Robles defendió la política exterior y de defensa común establecida por el tratado constitucional. “La UE ofrece garantías contra la guerra entre los estados miembros, lo que era utópico cuando la idea comenzó a gestarse en los años cincuenta”, manifestó. Según el ex presidente del Parlamento Europeo “esta política se vio reforzada tras la crisis de Irak, ya que los jefes de estado pudieron comprobar que el sistema actual conduce a la inoperancia”. Así pues, añadió, “la Constitución abre la puerta a la construcción de un sistema de política exterior con repercusiones importantes en el terreno industrial, ya que para mantener una mínima independencia hay que disponer de tecnología propia en armamento, infraestructuras o sistemas de comunicaciones”. Gil-Robles concluyó realizando un llamamiento a las urnas, ya que la abstención de votantes a favor podría provocar, como en Irlanda, que el tratado no fuese ratificado, lo que tendría diferentes consecuencias para España en función del número de votos en contra registrados.
Estuvieron presentes en la conferencia Evangelina Aranda, vicerrectora del campus de Toledo, y Timoteo Martínez, decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Toledo, así como varios representantes de la APEU y del Centro de Estudios Comunitarios.

Más actualidad