El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

La aplicación de políticas sociales crea nuevas formas de exclusión, marginación, presión financiera y zonas desfavorecidas

Las politicas sociales europeas, a debate en el XIV Ciclo de Conferencias de Sociologia

11/04/2005
Compartir:

Las politicas sociales europeas, a debate en el XIV Ciclo de Conferencias de Sociologia

11/04/2005

Manuel Porras, director general de Servicios Sociales del Ministerio de Trabajo y de Seguridad Social ha participado esta tarde en el XIV Ciclo de Conferencias de Sociología, que hasta el próximo 20 de mayo acoge el Campus de Toledo. El director general, que ha dedicado a los servicios sociales los últimos 30 años de su trayectoria profesional, afirmó que las nuevas políticas sociales abordadas en Europa plantean riesgos como la marginación, nuevas formas de exclusión, presión financiera creciente y zonas desfavorecidas, aunque existe una estrategia común definida en Lisboa que abre el camino hacia la solidaridad. España, según Porras, está del lado de la Europa social.
“Las políticas sociales nacen en la UE con el Libro Blanco de Delors y sobre todo con el Tratado de Ámsterdam, donde se empieza ha hablar de los grandes principios como el empleo o la no discriminación de hombres y mujeres”, explicó Porras a los participantes en el XIV Ciclo de Conferencias de Sociología promovido por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Toledo. El director general afirmó que la aplicación de políticas sociales en un contexto donde ha primado la economía plantea riesgos como la marginación, nuevas formas de exclusión, la presión financiera o zonas desfavorecidas. “El desarrollo deja islas en los barrios antiguos del centro de las ciudades, en los grandes cinturones industriales y en las zonas rurales abandonadas”, indicó. Como ejemplo, Gerona, una ciudad cuyo núcleo histórico plantea grandes problemas para vivir, como también ocurre, de hecho, en Toledo.
La Estrategia de Lisboa, acordada durante la presidencia portuguesa de la UE, surgió para afrontar de forma adecuada estos riesgos de las políticas sociales. Esta estrategia se basa en tres aspectos fundamentales: desarrollo económico, empleo y protección social. “El mero crecimiento económico no supone por sí solo cohesión social, pero sí es cierto que a mayor gasto social, menor pobreza”, manifestó Porras. En España se destina a políticas sociales el 20% del PIB. La media europea está en torno al 26%, aunque en países como Suecia o Dinamarca la cifra supera el 30%. “El empleo –indicó el director general-, cumple un doble objetivo económico y de integración social, porque estar fuera del sistema de empleo es uno de los caminos directos hacia la marginación”.
Porras afirmó también que los ritmos europeos en políticas sociales están siendo lentos. “A pesar de que algunos países están tratando de ralentizar la Europa social, España está del lado de quienes apuestan por la solidaridad”, señaló. “El gasto social es inversión social con retornos. Erradicar la pobreza es invertir”, añadió.
Por último, el director general explicó las políticas sociales puestas en marcha en España en torno a seis áreas protegidas: rentas y pensiones, salud, educación, servicios sociales y vivienda.

Más actualidad