El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

El eminente catedrático de Historia Contemporánea Julio Aróstegui atrajo a más de 200 alumnos de la Facultad de Letras

Arostegui defiende en Letras que la Historia es "aquello que esta vivo en el presente"

07/04/2005
Compartir:

Arostegui defiende en Letras que la Historia es "aquello que esta vivo en el presente"

07/04/2005

Historiador, prestigioso especialista en historia de la España contemporánea, con varios libros escritos sobre el carlismo, la guerra civil española, la dictadura de Franco e importantes y novedosas investigaciones sobre la transición y sobre la historia del tiempo presente, abordada la relación entre pasado y presente. Julio Aróstegui, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense ha defendido una tesis clara y rotunda en su charla: la historia no es el pasado, sino aquello que está vivo en el presente.

Según Aróstegui “justo desde este presente es desde el que recurrimos y echamos mano del pasado para entender nuestra vida y nuestra memoria actual”. De siempre, desde Herodoto hasta Voltaire, el historiador era el testigo del presente, era el relator que analizaba e interpretaba el presente, integrando, como es lógico, el devenir anterior que lo explicaba.
Eso ocurría así en todas las obras de historia, hasta que el positivismo del siglo XIX pensó que el modo de hacer una historia científica era encerrándola en los documentos del pasado, sin conexión con el presente: esto es, que, en palabras de Aróstegui “sólo se podía escribir la historia de modo objetivo, cuando ya hubieran muerto todos los testigos de los hechos”.
Sin embargo, ni antes se pensaba así ni ahora, tras los desastres de la segunda guerra mundial, tampoco, porque el historiador ha puesto en el centro de sus reflexiones precisamente la relación entre pasado y presente, entre las memorias de las generaciones que conviven en un mismo presente, y sobre todo el reto de comprender la sociedad y explicarla, que es el objetivo de la historia como ciencia social.
Los 50 minutos que duró su intervención fueron seguidos con atención por más de doscientos alumnos que mantuvieron luego un largo y enriquecedor debate de más de una hora.

Ciudad Real, 7 de abril de 2005

Más actualidad