El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Se celebra en Puertollano del 19 al 21 de julio

Un curso de verano de la UCLM aborda la incidencia medioambiental de los biosolidos

16/07/2004
Compartir:

Un curso de verano de la UCLM aborda la incidencia medioambiental de los biosolidos

16/07/2004

¿Existen vías alternativas para gestionar la basura?, ¿cómo pueden canalizarse los residuos procedentes de la depuración de aguas?, ¿es sostenible la producción de desperdicios que generan las sociedades occidentales? Estas son algunas de las cuestiones que intentarán responder los expertos participantes en el curso de verano “Biosólidos y Medio Ambiente”, que celebra la Universidad de Castilla-La Mancha en Puertollano (Ciudad Real), del 19 al 21 de julio.
El programa académico, dirigido por el profesor Pablo Cañizares, abordará la incidencia medioambiental de los denominados biosólidos, es decir, los residuos que presentan un contenido en sólidos superior al 10 por ciento y que, además, poseen un elevando porcentaje de materia orgánica de origen animal o vegetal. Se trata, por ejemplo, de la materia orgánica que se encuentra en la basura que genera cualquier familia (el residuo sólido urbano), los procedentes de la actividad ganadera, agrícola o forestal (purines, estiércol, restos de poda…), y los lodos orgánicos que se extraen en el proceso de depuración de las aguas.
La incidencia medioambiental de estos residuos resulta muy significativa, a juzgar por las cifras. Respecto a la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos, cada español genera medio kilo al día, lo que equivale a 7.300.000 toneladas al año. Los lodos procedentes de la depuración de aguas suponen 1.500.000 toneladas anuales; mientras que los residuos agrícolas y ganaderos ascendieron a 35.000.000 y 92.000.000 toneladas, respectivamente, en el año 1998.
Los Biosólidos contienen, entre otros contaminantes, materia orgánica biodegradable, nutrientes, metales pesados, sustancias tóxicas y agentes patógenos. La presencia de estos contaminantes en la naturaleza provoca, entre otros efectos, episodios de fermentación que eliminan el oxígeno disuelto en cauces de ríos y lagos, generación de focos infecciosos, olores, contaminación biológica de suelos y acuíferos, eutrofización, etc.
Los participantes en el curso, entre los que se encuentran profesores universitarios, técnicos de empresas dedicadas a la gestión de los biosólidos y técnicos de los sectores industrial y medioambiental, intentarán ofrecer soluciones alternativas al tratamiento convencional de esos residuos, de forma que pueda minimizarse su incidencia en el entorno natural.

Más actualidad