El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Organizadas por la UCLM, arrancan las XXVI Jornadas de Teatro Clásico en Almagro

Tirso de Molina, un comediografo moderno del Siglo de Oro espanol

08/07/2003
Compartir:

Tirso de Molina, un comediografo moderno del Siglo de Oro espanol

08/07/2003

Con la presencia de Juan José Berzas, vicerrector de Profesorado de la UCLM, Felipe Pedraza, director de las Jornadas y Luciano García Lorenzo, director del Festival de Teatro Clásico de Almagro han dado comienzo las XXVI Jornadas de Teatro Clásico que cada año organiza la Universidad de Castilla-La Mancha en colaboración con el Festival y la Compañía Nacional de Teatro Clásico. “Tirso, de Capa y Espada” es el título de unas jornadas en las que de forma monográfica se va a consagrar un teólogo y escritor que, en palabras de Pedraza, “debería ocupar el primer lugar en el ranking de autores teatrales españoles”.
El encuentro estival, que reúne a más de 150 personas, entre alumnos y ponentes, supone un acercamiento a Tirso de Molina desde la Universidad y desde la práctica escénica. Provenientes de más de 20 universidades españolas y extranjeras, desde Chile, Estados Unidos o Italia, analizarán los mecanismos de la comedia desde el punto de vista de los tirsistas monográficos, como la profesoras Laura Dolfi o Sofíe Eiroa; desde el trabajo de investigadores del teatro español como Marc Vitse o Rodríguez Cuadras y desde la práctica teatral de Miguel Narros o Carlos Hipólito. Respetando por primera vez el horario de la siesta, los asistentes tendrán la oportunidad de ver a un Tirso representado, analizado y homenajeado.
Este comediógrafo genial del XVII, nacido en Madrid y profesor en Guadalajara y Toledo, por tanto castellano manchego de pro, demuestra un fervor ilimitado por el teatro, maravillando a los investigadores el hecho de que un fraile profesor de teología pusiera tanto empeño en escribir obras de teatro, más de 300 sin demostrar y entre 70 y 80 catalogadas. Un hombre que llegó a convertir la comedia española, según el director de las Jornadas, en una página sustancial de la historia estética de la humanidad y que, teniendo un particular sentido de la realidad, era capaz de perdonar vicios carnales del hombre, mientras que no transigió en los del alma. Un hombre definido como “comediógrafo actual y moderno del Siglo de Oro”.
Por su parte, Luciano García mostró su satisfacción por haber llegado a la XXVI edición de unas Jornadas que comenzaron en 1978, sin ni siquiera un hotel donde hospedarse y que, en la actualidad, se llevan a cabo en un gran centro dramático donde se puede ver representado a Lope, Calderón, Shakespeare y el propio Tirso. En este sentido quiso resaltar el papel de las Jornadas como “cimiento esencial del Festival”, un evento cultural que no tendría sentido sin éstas y viceversa. El director del festival remarcó también la importancia del Premio Festival de Almagro que mañana se concederá a Francisco Ruiz, un premio muy enlazado con las Jornadas, ya que se concede a uno de los teóricos del teatro que desde hace más de 40 años han estudiado a los clásicos y que, han conseguido que éstos tengan una “relativa buena salud”.
Tras la presentación oficial de las jornadas tomó la palabra la catedrática de la Universidad de Barcelona Rosa Navarro Durán, investigadora de elite, amante del teatro clásico y editora de las más importantes colecciones de clásicos españoles, quien haciendo gala de un humor envidiable disertó sobre la obra “Don Gil de las calzas verdes” a la luz de Cervantes, una arriesgada conferencia en la que la autora del libro “Alfonso Valdés, autor del Lazarillo”, propuso a los asistentes la hipótesis de que Tirso pudiese haber sido influido por la lectura de “8 comedias y entremeses nuevos” y la segunda parte del Quijote de Cervantes cuando se decidió a escribir su particular “Don Juan”. La escritora, si querer salir del filo de la navaja y sin dudar la autoría de la obra objeto de análisis cree que hay posibilidades que de Molina leyera en 1615 estas obras esenciales, que en ese momento estaban aún por publicar e influyeran en su concepción literaria.

Más actualidad