El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Se trata de un ambicioso proyecto europeo

Profesores de la UCLM ensenaran idiomas a ninos con Sindrome de Down

24/02/2003
Compartir:

Profesores de la UCLM ensenaran idiomas a ninos con Sindrome de Down

24/02/2003

Profesores de la UCLM, en concreto del campus de Cuenca, van a participar en un proyecto europeo “ALLEGRO”, cuya finalidad es evaluar el proceso de aprendizaje de lenguas extranjeras en grupos sociales marginales, en personas que presentan algún tipo de deficiencia psíquica y en aquellos grupos que, por diversas circunstancias, no tuvieron acceso a la enseñanza de una lengua distinta a la materna.
Este proyecto, que será desarrollado por profesores de Universidades del Reino Unido, Dinamarca, Alemania, Francia y Eslovenia, será coordinado en el caso español por José Ignacio Albentosa.
Durante el acto de presentación de esta investigación ante los medios de comunicación, Albentosa, junto a los profesores Jesús Moya y Germán Olarrieta, explicaron que cada uno de estas instituciones trabajarán con grupos diferentes a fin de evaluar la progresión del aprendizaje, la motivación y los resultados obtenidos y poder intercambiar y compartir las experiencias vividas. En este sentido, La Universidad de Castilla-La Mancha, que cuenta con un equipo de nueve profesores, trabajará con tres grupos: niños de la Asociación de Síndrome Down “ADOCU”, a los que se les enseñará inglés y alemán; con la Asociación de Amas de Casa y Consumidores “Luzán”, que aprenderán francés y alemán y con la Universidad de los Mayores del Campus de Cuenca a los que se les va a impartir inglés y francés.
A partir del próximo mes se pondrá en marcha este proyecto con grupos reducidos, no más de diez personas, con quienes se trabajará tres veces a la semana. Cada quince días, explicaron, los profesores mantendrán reuniones a fin diseñar y compartir material, evaluar la progresión del aprendizaje y estudiar aspectos tales como la motivación, la participación en clase y la progresiva sensibilización del alumnado hacia la lengua extranjera.
Los primeros resultados de los grupos europeos participantes se pondrán en común en una reunión que se celebrará en el campus de Cuenca en junio del presente año.
Los profesores que presentaron el proyecto se mostraron muy optimistas en cuanto a los resultados del mismo, aunque hay que esperar, y lo calificaron de muy ambicioso.

Más actualidad