El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

El fundador de Ferrovial, investido doctor “honoris causa” por la UCLM a propuesta de Caminos

Rafael del Pino anima a los jovenes a que trabajen con esfuerzo e ilusion

18/09/2002
Compartir:

Rafael del Pino anima a los jovenes a que trabajen con esfuerzo e ilusion

18/09/2002


Rafael del Pino, fundador del grupo Ferrovial y uno de los más influyentes empresarios de España, ha defendido que la sociedad debe transmitir a las nuevas generaciones los conocimientos heredados “en un contexto de libertad y con espíritu de entrega y sacrificio”. Estas palabras eran pronunciadas en el campus Ciudad Real, durante su discurso de aceptación del doctorado “Honoris Causa” que le ha concedido la Universidad de Castilla-La Mancha, acto, celebrado el miércoles, que ha estado presidido por el Rector, Luis Arroyo, junto con los Rectores de las Universidades CEU San Pablo y Antonio de Nebrija, el alcalde de la ciudad y el Consejero de Educación y Cultura.
Del Pino, doctor en esta ingeniería, ha elogiado la cultura del esfuerzo y ha animado a trabajar con tesón a todos los presentes, entre quienes se encontraban destacadas personalidades del mundo de la economía, la política o la cultura, así como los jóvenes estudiantes, futuros ingenieros de Caminos. “La iniciativa, la tenacidad y el esfuerzo tienen un lugar de excelencia en el campo del saber”, afirmó el Doctorando para quien el trabajo, la perseverancia y el valor son los caminos a seguir para alcanzar los logros y el éxito y sobre todo, añadió, “para tener la satisfacción del deber cumplido”.
Este Ingeniero, del que destaca una dilatada trayectoria profesional, como puso de manifiesto el Director de la E.T.S.I. de Caminos, Canales y Puertos de la UCLM, José María Ureña, encargado de pronunciar la “Laudatio”, insistió además en la importancia de la libertad, “libertad para tomar decisiones, para elegir el camino, para actuar, para querer, para amar, para trabajar”. También defendió la libertad de mercado, la libertad como algo esencial para dejar que el individuo, que la sociedad se realice, y la necesidad, para que haya esa libertad, de que los individuos estén dispuestos a asumir la responsabilidad de sus actos.
El nuevo doctor “Honoris Causa” por la UCLM no olvidó en su intervención palabras de agradecimiento por este nombramiento, que fue propuesto por la Escuela de Caminos y aprobado por unanimidad por la Junta de Gobierno, y de elogio a la UCLM a la que calificó de “vigorosa realidad” como consecuencia precisamente “del intenso esfuerzo que han realizado todos los que han creído y creen en ella”. Del Pino tampoco olvidó a su familia, amigos, maestros, superiores, al ejército, incluso competidores “ de todos aquellos de quienes he aprendido algo”.
Momentos antes de su alocución, Rafael del Pino recibía de manos del Rector y de sus padrinos, los profesores Rafael Blázquez, José María Menéndez y Feliciano Barrios su título de Doctor “Honoris Causa”, así como el birrete laureado, el libro de la ciencia y la sabiduría, el anillo y los guantes blancos.
A continuación, tomaba la palabra Francisco Luzón, que, como profesional banquero, se refirió a Rafael del Pino como “referente ejemplar para lo que, en el ámbito universitario, entendemos como necesaria la colaboración fructífera entre Universidad-Empresa o Empresa-Universidad”. Destacó su visión de la empresa, su compromiso con la formación y el desarrollo del talento humano, su valor humano y su vocación de desarrollar infraestructuras, características que, hoy más que nunca, dijo, son referencias necesarios para el desarrollo de una Universidad joven como es la de Castilla -La Mancha
Cerraba este solemne acto académico el Rector Luis Arroyo quien agradeció a Rafael del Pino el hecho de haber aceptado este Doctorado que le entrega nuestra joven Universidad, creada, recordó, en el 82, cuando era presidente de Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo, presente en este acto académico.
El Rector de la UCLM estructuró su discurso en tres apartados. En primer lugar habló de forma breve, del panorama actual de la Universidad española y su gran avance en materia de ciencia y tecnología en los últimos años, aunque criticó la financiación destinada en este capítulo y la Ley de Reforma Universitaria. A continuación se centró en la Universidad de Castilla-La Mancha, actualmente con 34.500 alumnos, de ellos 1500 de postgrado, más de 2000 profesores y 1000 funcionarios, de su evolución, de los distintos Institutos de Investigación existentes y, sobre todo de la



Escuela de Caminos, Canales y Puertos, “escuela que nació con un modelo propio, con atención individualizada al estudiante, que organiza la enseñanza desde la teoría del aprendizaje, que los profesores están al servicio de ese aprendizaje del alumno”, y de la que destacó su edificio, sus laboratorios y, especialmente, a sus 35 profesores, desde sus fundadores como José María Ureña, Enrique Castillo a Rafael Blázquez, José María Menéndez o Jaime Gálvez.
La última parte de su discurso la dedicó a Rafael del Pino, a su iniciativa, a su esfuerzo, a su trayectoria. Habló de la puesta en marcha de la Fundación que lleva su nombre “esa Fundación es una excelente corona de una vida plena de fuerza, de inteligencia, de espíritu emprendedor y de éxito para la empresa española”, dijo el Rector. Expresó, además, que el homenaje a Rafael del Pino es un homenaje a la generación de ingenieros españoles de los años 40 y 50 que, tras la Guerra Civil, asumieron la responsabilidad de generar infraestructuras, desarrollar empresas productivas y preparar el salto económico de los años 70. El Rector concluía calificando de justo el reconocimiento al mérito del Doctorando y de quienes como él, añadió, han contribuido desde la ingeniería y la empresa a lograr lo que somos.
El acto académico concluía con la entonación del “Gaudeamus igitur”, a cargo de la Agrupación Coral Universitaria.

Más actualidad