Visitó el Campus de Toledo en el marco de la celebración institucional del Día Internacional de la Mujer y de la Niña en la Ciencia
La investigadora del CNIC Guadalupe Sabio defiende en la UCLM el papel de la grasa como órgano endocrino
18/02/2019
Share:
La investigadora del CNIC Guadalupe Sabio defiende en la UCLM el papel de la grasa como órgano endocrino
18/02/2019
La investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) Guadalupe Sabio Buzo ha visitado este lunes la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) para ofrecer la charla ‘Lo que la grasa esconde’ en el marco de la celebración institucional del Día Internacional de la Mujer y de la Niña en la Ciencia. En su intervención ante estudiantes y profesores del campus toledano, explicó qué hace la grasa y cuál es su relación con enfermedades como el cáncer hepático y la diabetes y subrayó su papel como un órgano endocrino más.

En su comparecencia ante los medios acompañada por el vicerrector de Investigación y Política Científica, Julián Garde, la investigadora señaló que “tanto las mujeres como los hombres hacen ciencia” y subrayó que en su laboratorio del CNIC trabajan muchas mujeres. “Todo el mundo puede investigar y lo importante es investigar para llegar a sociedad y mejorar la vida de todos”, afirmó. 

En la charla dirigida a estudiantes y profesores de Enfermería, Fisioterapia, Ciencias del Deporte o Bioquímica, entre otras titulaciones, explicó qué hace la grasa y cuál es su papel frente al cáncer de hígado o en la diabetes. Describió la labor de tres investigadoras de su laboratorio para entender “por qué aparece la obesidad y cómo se relaciona con otras enfermedades”. Dijo que las personas obesas tienen cuatro veces más probabilidades de tener cáncer hepático y destacó la importancia de la investigación para entender “por qué y cómo podemos intentar prevenirlo”. La comunidad científica sabe además que la grasa tiene efecto rebote, “la gente obesa tiene más dificultad para perder peso”. De ahí la importancia de conocer “qué hace que nuestra grasa queme menos cuando somos obesos”.

Sabio explicó que la grasa, el tejido adiposo, es un órgano endocrino más y que no solo sirve para acumular, sino que tiene una función para determinar cuánto apetito tenemos, cómo responde el hígado o qué temperatura debe tener cuerpo. “Es un órgano que debemos cuidar con una función que debemos entender, por eso tenemos que recapacitar sobre la liposucción, nos la quitamos como si fuera algo que se puede desechar”, dijo.

A preguntas de los periodistas sobre la demonización de la grasa explicó la diferencia entre la grasa que ingerimos (lípidos) y el tejido adiposo (células que en su interior tienen grasa) y subrayó que este desempeña mejor su función “si no lo llenamos de grasa”. En este sentido, “si comemos más de lo que debemos lo hacemos más grande, estiramos las células para que acumulen más grasa y responden mal, mandan señales no adecuadas al cerebro, al hígado y al corazón. Por eso es importante entender cómo reacciona la grasa al exceso de grasa en la alimentación”. 

Licenciada en Ciencias Veterinarias y Salud Animal y doctora en Bioquímica por la Universidad de Extremadura y la Unidad de Fosforilación de Proteínas del MRC en Dundee (Reino Unido), Guadalupe Sabio se incorporó al CNIC en 2011 tras una estancia posdoctoral en la Universidad de Massachusetts (Estados Unidos). Premio Loreal-UNESCO España en 2010, actualmente investiga el papel de las quinasas activadas por el estrés en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer.


Gabinete de Comunicación UCLM. Toledo, 18 de febrero de 2019

 

Más actualidad