El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

En la Facultad de Terapia Ocupacional, Logopedia y Enfermería de Talavera de la Reina

Estudian un novedoso tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

27/03/2012
Compartir:

Estudian un novedoso tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

27/03/2012

Investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) estudian un novedoso tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) con neurorretroalimentación y retroalimentación del movimiento. Dirigido por el profesor Luis Garra, el grupo tiene su sede en la Facultad de Terapia Ocupacional, Logopedia y Enfermería de Talavera de la Reina y está integrado por los investigadores Dulce Romero, Antonio Segura, Lourdes Pulido, Begoña Polonio, Miguel Lázaro, Juan José Criado y Nieves Cedenilla.

La biorretroalimentación es una técnica basada en el autocontrol consciente que permite modificar conductas. Los tratamientos habituales enseñan al sujeto a tomar conciencia del problema y a cambiar el patrón de comportamiento. La principal novedad que presenta este estudio es que pretende introducir otros componentes activos como la biorretroalimentación del movimiento que logra que el tratamiento sea más global y eficaz que la biorretroalimentación electroencefalográfica (BR-EEG) por sí sola.
El equipo de investigadores utiliza aparatos que detectan un patrón electroencefalográfico (EEG) asociado con la atención. El método consiste en colocar al sujeto unos electrodos que detectan su registro electroencefalográfico y que se le muestra al niño o la niña en una pantalla mediante caras o juegos y mediante esa presentación se le ayuda a tener el patrón EEG deseado. Una vez que el sujeto conoce el patrón EEG que refleja su atención, éste, siempre que no tenga un fuerte deterioro cognitivo, aprende las pautas para modificarlo durante unas treinta sesiones de unos treinta minutos de duración.
Es un proceso diferente para cada paciente, que requiere más tiempo para unos individuos que para otros, y en el que la ayuda del terapeuta es muy importante a la hora de reforzar los logros y obviar los fracasos. El procedimiento de intervención puede incluir el entrenamiento a las personas que rodean al paciente de TDAH para que sigan las mismas pautas y no contrarresten los resultados alcanzados mediante este tratamiento.
La biorretroalimentación se puede aplicar a cualquier trastorno aunque en algunos casos otras técnicas psicológicas pueden resultar prioritarias. Según explica el profesor Garra, “desde la psicología de la salud clínica se hace un tratamiento individualizado, es decir, se realiza un análisis funcional y la biorretroalimentación ocupara un lugar, más o menos importante dependiendo del trastorno y del sujeto”. Sin embargo, añade, “durante una investigación es necesario aislar los procedimientos para conocer su verdadero impacto. La aplicación de la neurorretroalimentación en España es un elemento novedoso y nunca se ha aplicado a un número cuantioso de sujetos”.
En este sentido, y teniendo en cuenta que el TDAH tiene normalmente dos componentes: el déficit de atención que se abordaría a través de la neurorretroalimentación y la hiperactividad, el estudio quiere añadir la biorretroalimentación de movimiento (proporcionando al sujeto información sobre su exceso de movimientos) ya que los investigadores consideran que se trata de un componente activo a un protocolo de tratamiento idóneo.

Gabinete de Comunicación UCLM. Toledo, 27 de marzo de 2012
 

Más actualidad