El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Carta del rector ante la implantación de nuevos másteres

01/03/2011
Compartir:

Carta del rector ante la implantación de nuevos másteres

01/03/2011

En el presente curso 2010/2011, la UCLM ha ofertado todas sus titulaciones de Grado, 45, de conformidad con el proceso de adaptación del sistema universitario español al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), esto es, grados de 240 créditos ECTS repartidos en cuatro cursos académicos. En este proceso de adaptación, las antiguas diplomaturas e ingenierías técnicas de 3 años han pasado a 4 años, y las licenciaturas e ingenierías superiores de 5 años se han transformado en grados de 4 años, con el compromiso obvio de que cada licenciatura e ingeniería superior podrá proponer además un máster con la plantilla con la que contaba, es decir, impartiendo cinco cursos en total, como antes de la adaptación al EEES.

El número de titulaciones que, en virtud de este proceso de adaptación al EEES, han pasado en nuestra Universidad de 3 a 4 años ha sido de 28. Dicho proceso origina nuevas demandas de profesorado, lo que implica mayores gastos, bien por la configuración de los nuevos planes de estudio, algunos con asignaturas nuevas, o bien simplemente por la instauración de un curso más (de 3 a 4 años). Aunque la transformación se intenta hacer a "coste cero", es decir, que no origine gastos de profesorado, esto no siempre es posible, lo que implica nuevos gastos para los que la UCLM no ha recibido (al igual que la mayoría de las universidades) fondos adicionales.
Ante la nueva situación, varios centros, muy especialmente las ingenierías adaptadas de 3 a 4 años, empezaron a reclamar el máster profesionalizante (es decir, un quinto año), que les conferiría las competencias plenas anteriormente reservadas a las ingenierías superiores, y que además les validaría los requisitos para iniciar la tesis doctoral, esto es, permitiría a esos nuevos centros tener programas de doctorado. En este caso nos encontraríamos, por ejemplo, con la Ingeniería de Telecomunicaciones de Cuenca, la Ingeniería Técnica Agrícola de Ciudad Real, la Ingeniería Industrial de Albacete y la Ingeniería Forestal del mismo Campus. Aunque muy previsiblemente esta reclamación será generalizable en el ámbito de todas las ingenierías.
Pero esta demanda no solo se circunscribe a las ingenierías, sino que se extiende a nuestras facultades de Educación. Y se continúa con la aspiración al máster de otros grados, como Relaciones Laborales, Terapia Ocupacional, etc., y con toda lógica al resto de los grados que antes fueron diplomaturas.
Evidentemente si esta petición se amplía al conjunto de titulaciones adaptadas de 3 a 4 años, nos podríamos encontrar con la demanda de implantación de 10, 20 o hasta 28 nuevos cursos, para posibilitar los másteres a los que "legítimamente" los centros, títulos, localidades y ciudadanos "podrían tener derecho". Y si esto fuera así, estaríamos ante un panorama nuevo en el que la Universidad de Castilla-La Mancha y el Gobierno regional que la financia, que en definitiva son los ciudadanos, asumirían el compromiso de, además de implantar Farmacia, Arquitectura, Periodismo, Medicina y Enfermería, financiar el equivalente de hasta otras siete nuevas titulaciones (28 cursos, entre 4 cursos por titulación) en el período de uno, dos o tres años.
El Gobierno regional, a fin de ordenar el proceso, publicó el día 15 de abril de 2010 una Orden por la que establecía un procedimiento que permitiría, a los centros que ofertaban anteriormente ingenierías técnicas o diplomaturas de 3 años, poder impartir, en caso de que fuera aprobado por la Comunidad Autónoma, un máster, esto es un quinto año, que se adecuara a sus necesidades. El procedimiento regula que la Universidad de Castilla-La Mancha, una vez estudiada la propuesta elaborada por el centro, valorada académica y económicamente, debe elevar la documentación requerida a la Consejería de Educación, Ciencia y Cultura, para que ésta pueda estimar su aprobación como un nuevo título, que posteriormente debe ser verificado por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA). La Junta de Comunidades, en el caso de autorización de implantación de un nuevo título, para lo que tiene competencias exclusivas, tiene que dotar a la Universidad de los recursos económicos necesarios para su financiación.
Y esta es la situación en la que nos encontramos, debiendo conjugar aspiraciones perfectamente comprensibles y legítimas, con una situación económica muy difícil que permite pocos márgenes de actuación, lo que define un escenario siempre comprometido para quien tiene que tomar decisiones que garanticen la igualdad de todos los ciudadanos. Lo que sí les puedo asegurar, es que la Universidad no puede hacer "milagros" sin presupuestos adicionales que posibiliten la financiación de los nuevos recursos humanos que ello demande, y que académicamente continuará ejerciendo su compromiso de calidad para tener la mejor Universidad posible.
Ernesto Martínez Ataz
Rector de la UCLM
Gabinete Comunicación UCLM. Ciudad Real, 28 de febrero de 2011

Más actualidad