El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

El profesor de la Universidad de Valencia, Sergio Díez, explicó que no existe riesgo de una explosión nuclear

Una conferencia analizó el accidente nuclear de Fukushima y sus implicaciones radiológicas

14/04/2011
Compartir:

Una conferencia analizó el accidente nuclear de Fukushima y sus implicaciones radiológicas

14/04/2011

Alrededor de 40 personas de la comunidad universitaria se han dado cita en el Salón de Actos de la Agrupación Politécnica Superior, donde han asistido a la conferencia "Accidente nuclear en Fukushima. Orígenes y su implicación radiológica" que ha ofrecido el profesor de Biofísica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, Sergio Díez Domingo, jefe del Servicio de Radiofísica y Protección Radiológica del Hospital Clínico Universitario de Valencia. Entre otros aspectos, ha explicado que "estamos en una situación de espera que, aunque preocupante, no es peligrosa en el sentido de que es técnicamente imposible la posibilidad de una explosión nuclear, que creo que es el miedo que tiene todo el mundo".

Esta conferencia, organizada por el Departamento de Física Aplicada de la Agrupación Politécnica Superior y coordinada por la profesora de la UCLM. María del Mar Artigao, ha tenido un carácter informativo para aclarar, encauzar y entender toda la información que se está publicando a raíz del accidente nuclear que se ha producido en Fukushima como consecuencia del terremoto y posterior maremoto que ha tenido lugar en Japón.
Según ha explicado el profesor Díez, "el nivel de información que se está ofreciendo creo que es bueno, se están publicando las medidas de radiación continuamente, si hay discrepancias seguro que saldrán a la luz, precisamente ahora, más que de falta de información lo que tenemos es exceso de ella". En este sentido subrayó la necesidad de que la población se familiarice y entienda los términos físicos y las unidades de medida que se están empleando para conocer los niveles de radiación, de cara a poder interpretar adecuadamente las informaciones que reciben de los medios de comunicación.
En este momento, precisó, "hay que mandar un mensaje de tranquilidad y prudencia porque no sabemos cómo va a evolucionar el asunto, de momento las centrales están estables, tienen un problema de exceso de temperatura pero lo van estabilizando, yo tengo la esperanza de que vaya a mejor la situación".
En condiciones en las que no se produzca una evolución negativa, el profesor explicó que los habitantes que están a 20 kilómetros de la central no recibirán en un año la dosis que consideran los organismos internacionales por encima del límite establecido, "la radiación está a un nivel asumible por la población".
También ha explicado que con la situación actual no es posible que la contaminación radiactiva pueda llegar a nuestro continente, ni siquiera en unos años, "a Europa no llegará nada", aseguró, indicando que esto es así porque la atmósfera es muy grande y el material se diluye, "las pruebas atómicas que se han hecho han sido de mucha más envergadura que esto y no nos ha llegado material radiactivo porque se diluye en la atmósfera y el mar".
En su intervención recordó que el yodo que se está liberando es de vida corta, "en ocho horas el yodo disminuiría a la mitad y en pocos días desaparece", y en el caso del cesio "aunque perdura treinta años son emisiones muy pequeñas, con lo cual en todo el volumen de la atmósfera es imposible que llegue aquí".
El profesor recordó que las medidas que se están dando de los cuatro reactores simultáneamente suponen un 10% de la cantidad de actividad radiactiva que expulsó Chernobil.
También ha explicado que todo el mundo está sometido constantemente a niveles de radiación, por una parte de origen exterior y por otra de la propia naturaleza de los materiales radioactivos que hay en la materia, como el potasio, el uranio o el cesio, "siempre estamos inmersos en un mundo radioactivo al que nos hemos adaptado, aquí mismo en este salón tenemos un fondo radiactivo detectable". El profesor exhibió unos medidores de radiactividad que indicaron los niveles de radiación, en este caso ínfimos, que había en el ambiente donde ha pronunciado su conferencia.
Gabinete de Comunicación UCLM. Albacete, 14 de abril de 2011

Más actualidad