El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

El profesor Jorge Rodrigo ganó la cima del Huascarán, en los Andes peruanos

La UCLM, en la montaña tropical más alta del mundo

21/04/2009
Compartir:

La UCLM, en la montaña tropical más alta del mundo

21/04/2009

El profesor de la E. U. de Enfermería y Fisioterapia de Toledo Jorge Rodrigo ha formado parte de una expedición a los Andes peruanos con el doble objetivo de coronar la montaña tropical más alta del mundo, el Huascarán (6.768 metros), y de realizar el Camino Inca, para contemplar el Machu-Pichu y otros restos arqueológicos asociados a esta ruta. Dos españoles, un brasileño, un peruano y un venezolano, además de dos guías, cuatro porteadores y un cocinero, integraron el equipo que realizó el ascenso.

La primera parte, de aclimatación y subida, partió la ciudad de Huaraz, capital de los Andes peruanos. Desde allí subieron a laguna Churup (4.450 metros) y al Nevado Pisco (5.750 metros), desde Cebollapampa, en una actividad de tres días (al Campo Base/asalto a cima/vuelta al Campo Base). Aunque hacia los 5.550 metros tuvieron que retirarse por la ventisca, según explica el profesor Rodrigo pudieron contemplar un paisaje espectacular con importantes grietas en el glaciar.
Saliendo del pueblo de Musho (3.090 metros), ascendieron en la primera etapa hasta el Campo Base (4.200 metros) del Huascarán, por un camino que discurre a través un frondoso quenual y asciende por la quebrada hasta situarse en la base de unos grandes canchales de piedra.
Desde el Campo Base partieron en la segunda etapa al Campo 1 (5.200 metros), situado sobre el glaciar; uno de los integrantes sufrió una lesión muscular, y otro mal de altura, complicado con un principio de edema cerebral. Ambos fueron evacuados al día siguiente.
En la tercera etapa ascendieron hasta el Campo 2 (5.990 metros), escalando por el glaciar con doble piolet y cuerda (hay inclinaciones de 70º), ayudándose con algunas estacas de nieve colocadas por los guías en los pasos comprometidos, señala Rodrigo. Después, realizaron una travesía expuesta a las avalanchas para llegar al Campo 2, ubicado un poco por debajo del collado que divide las dos cimas del Huascarán.
En la cuarta etapa realizaron el ataque a la cumbre más alta, el Huascarán Norte (6.768 metros), en el que sólo participaron el profesor Rodrigo y otro de los miembros de la expedición junto a los dos guías, debido a la gran afectación sufrida por el resto de integrantes del equipo a causa del mal de altura. "Saliendo de madrugada se comienza escalando por una zona de seracs muy agrietada y expuesta, que mide unos 400 metros de desnivel; los últimos 300 son una loma por la que se asciende ya muy despacio debido a la altitud, hasta llegar a la cima, donde las vistas de toda la Cordillera Blanca son realmente impresionantes", señala.
Tras diez horas, retornaron al Campo 2 sin agua ni protección solar, congeladas por las bajas temperaturas. En la quinta etapa descendieron hasta el Campo Base, retornando durante la sexta hasta el pueblo de Musho y de ahí a Huaraz.
De Huaraz regresaron a Lima y de allí viajaron hasta Cuzco para iniciar el Camino Inca. "Es una ruta de cuatro días, atravesando altitudes de hasta 4.200 metros, como el puerto de Warmiañusca. El último se llega a Machu-Pichu para ver amanecer desde el Intipunku (Puerta del Sol). Además se puede ascender al cerro Huaynapichu, desde donde hay unas vistas peculiares del Machu-Pichu, siendo la subida muy interesante, no difícil pero sí muy empinada", señala el profesor.


Toledo, 21 de abril de 2009

Más actualidad