El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

En el libro Las Huellas del Guadiana, que ha sido presentado esta tarde

Un profesor de la Escuela de Caminos analiza la Cuenca del Guadiana desde el siglo XIII hasta la epoca actual

04/05/2006
Compartir:

Un profesor de la Escuela de Caminos analiza la Cuenca del Guadiana desde el siglo XIII hasta la epoca actual

04/05/2006



La Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos ha acogido esta tarde la presentación del libro Las Huellas del Guadiana, del que es autor Juan Almagro Costa, ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y profesor asociado del Centro. La obra es el resultado de una labor investigadora desarrollada por su autor, que examina los acontecimientos que han dado lugar a la actual situación del río Guadiana, y más concretamente del Alto Guadiana.
La obra recoge, con rigor científico, el conjunto de acontecimientos, estudios y debates que ha suscitado el curso del río Guadiana a lo largo de La Mancha desde el siglo XVIII hasta nuestros días, y es el resultado de un arduo proceso de investigación realizado por el profesor Almagro.
“En el año 1989 tuve ocasión de recorrer el cauce del río Guadiana, desde los Ojos hasta el Molino de Molemocho, sección que define el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Ese cauce de color gris plomizo, quebradizo, hundido, polvoriento, sin vegetación, humeante, con olor propio de los sitios de carboneo, que se hundía al pisar y te quemaba, con turbas en ignición, causó en mi una fuerte impresión y una gran sorpresa” –ha comentado el autor. “El desastre y destrucción de un río tan emblemático como el Guadiana despertó en mí la inquietud investigadora al margen de mi trabajo profesional de ingeniero. Así, a partir de 1990 llevé a cabo un proceso investigador que culminó en 1996, con la conclusión de que la situación observada se explicaba con una perspectiva histórica iniciada en 1781”. Con estas palabras, Juan Almagro justificaba el nacimiento de Las Huellas del Guadiana, una obra que pone a disposición de la sociedad referencias históricas de las raíces del problema planteado y mantiene que, lo que queda del río Guadiana, es decir, las huellas del Guadiana, se pueden ver en estos momentos en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.
El libro ha recibido el Premio a la mejor obra científica Parques Nacionales en su edición 2004, y ha sido por el Organismo Autónomo Parques Nacionales.

Más actualidad