El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

El periodista y director de España.es, en Televisión Española, cierra el curso de verano El placer de la buena mesa

Manuel Lombao: "Para disfrutar de la vida hay que tener bien satisfecho el estomago"

30/06/2005
Compartir:

Manuel Lombao: "Para disfrutar de la vida hay que tener bien satisfecho el estomago"

30/06/2005

Lo dicen los expertos en turismo: “el turista de playa que solamente quiere sol y toma lo primero que compra en un chiringuito de playa es una especie a extinguir”. Las familias, salvo el más jovencito que se arregla con una hamburguesa, quieren, saben, se enteran antes de viajar de cuáles son las especialidades de la zona y hacen una agenda paralela de sitios donde el boca a boca es esencial. De la misma manera que se lleva el bañador a las vacaciones se lleva la lista de buenos restaurantes.
Manuel Lombao, director del programa de Televisión Española “España.Es” ha sido el encargado de cerrar las ponencias en el curso “El placer de la buena mesa. Gastronomía, vino y despensa en el IV centenario”. Lombao hizo un recorrido gastronómico desde los hombres primitivos hasta la explosión de la gastronomía que existe hoy.
Partiendo de la idea de que el hombre se instala donde tiene más posibilidades de obtener alimentos: ríos, mar, etc y donde puede haber pastos, caza para sustento propio, el ser humano pasa a ser nómada. Los primeros viajeros, las invasiones por comercio o los deseos de conquista o expansión, que además de hacerse con tierras se hacen con las costumbres gastronómicas de los sometidos han sido analizados por el periodista de TVE.
Tras el primer cruce importante de civilizaciones “se fijó en el Mediterráneo como cruce de culturas gastronómicas, no sólo por la cercanía, sino por la amalgama o foto a escala de la variedad gastronómica mundial”, dice Lombao. El caso español, el caso de países europeos como Italia, Francia y el componente oriental en el aspecto africano y oriente medio, con la cultura musulmana son un ejemplo de ello.
Posteriormente hizo un recorrido por el camino de Santiago, que, a lo largo de siglos, crea una cultura gastronómica propia; guerra y religión producen asentamientos distintos en los que civilizaciones distintas traen su gastronomía y se apropian de la local. Finalizó el ponente con un recorrido autobiográfico, donde la madre y abuela son protagonistas de nuestro universo gastronómico; “somos muy individualistas hasta que rompemos el cascarón y salimos de la casa paterna por razones de trabajo, estudios o viajes de placer, adquiriendo y trayendo hacia nosotros distintas costumbres gastronómicas” sentenció el periodista.
La explosión de los últimos 10 años, en España, del viaje como eje del conocimiento, de la degustación, de la cultura y la gastronomía. Desde el viaje corto a localidades cercanas, hasta los grandes viajes a otros países; pasando por el fenómeno de los grandes cocineros mediáticos y las revistas de viajes, donde además de los monumentos se encuentra a la misma altura el tema gastronómico hacen que la buena mesa adquiera mayor protagonismo entre los españoles.

Preguntado por la gastronomía conquense Lombao dijo “me ha parecido de lo más atractivo que hay, por lo bien que prepara la gente de Cuenca los alimentos. Cuenca es una muestra de la riqueza y variedad de los alimentos del país. Es una gastronomía fuerte, hay que estar bien completos para digerirla bien –no es para estómagos delicados-“. El periodista finalizó avisando: “No haber estado nunca en Cuenca es una desgracia salvable”.

Cuenca, 30 de junio de 2005

Más actualidad