El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Los especialistas de la UCLM apuestan por una reforma pausada, meditada y basada en la modificación de la Política de Aguas

El aumento competencial en la gestion de los recursos hidricos, clave de la reforma estatutaria de Castilla-La Mancha

08/04/2005
Share:

El aumento competencial en la gestion de los recursos hidricos, clave de la reforma estatutaria de Castilla-La Mancha

08/04/2005

Nuria Garrido, profesora de Derecho Administrativo de la UCLM, ha participado esta mañana en el XV Seminario de Estudios Autonómicos de la UCLM, que esta tarde será clausurado en el Campus de Toledo, con una ponencia sobre la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha. Durante su intervención, Garrido, que forma parte del equipo de asesores del presidente Barreda en esta materia, apostó por una reforma pausada, meditada y centrada en el aumento competencial respecto a la gestión de los recursos hídricos de la región.
“No debemos precipitarnos. Tenemos que reflexionar seriamente no sólo sobre expectativas o aspiraciones que podamos tener, sino también sobre las posibilidades reales que puede plantear la reforma estatutaria. Hay que evitar un texto puramente nominalista donde digamos lo que dicen todos los demás aunque luego sea difícil ponerlo en práctica de forma efectiva”, afirma Nuria Garrido, apostando por una modificación estatutaria basada en la meditación y el consenso.
Según la profesora, que forma parte del equipo asesor del presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José María Barreda, en relación con la reforma del Estatuto de Autonomía de la región, es preciso lograr un pacto de estado entre las fuerzas políticas mayoritarias, a fin de homogeneizar las competencias antes de abordar la reforma estatutaria. Así ocurrió en 1992 y en 1997, cuando las autonomías españolas llevaron a cabo los anteriores procesos de reforma. “Una vía podría ser transferir algunas competencias por el artículo 150.2, que puede resultar fundamental para que se regulen estatutariamente la gestión de las políticas hidráulicas, que son nuestro hecho diferencial respecto a otras comunidades autónomas”, afirma Garrido. La UCLM propone a este respecto una reforma funcional y orgánica de la Política de Aguas. “Castilla-La Mancha, que ahora es un mero convidado de piedra, sin posibilidad de actuación o participación, debe tener el peso que merece e influir en las confederaciones hidrográficas y también en la Comisión de Explotación del trasvase Tajo-Segura”, añade.
Tal y como puso de manifiesto el V Debate sobre el Estado de la Región, hasta el momento, ésta es la única reforma segura por la que apuesta el gobierno regional, aunque según Nuria Garrido la reforma no debe convertirse en un conjunto de meros retoques. “Es preciso plantear una reforma integral del Estatuto de Autonomía, incorporando algunas de las novedades más importantes que ya se están planteando en otros procesos de reforma, como los ámbitos competenciales singulares, el sistema de fuentes, la posibilidad de establecer una carta de derechos sociales y económicos de los castellano-manchegos o la participación institucional de la comunidad autónoma frente a la UE”, indica la profesora.
Garrido advierte además sobre los riesgos de una excesiva reglamentación. “Si definitivamente hacemos la reforma debemos tener cuidado con no ser excesivamente concretos, ya que el Estatuto, entonces, podría ser demasiado rígido e impedir la libre disposición de muchas materias por el legislador autonómico”, señala.

Más actualidad