El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso. Aceptar

Neuronas migratorias
22/07/2020
Compartir:
Neuronas migratorias
22/07/2020
Ramón Pla, investigador del IDINE

El 22 de Julio es una fecha marcada en el calendario para todos los que estudiamos de uno u otro modo el cerebro. Es el día internacional del cerebro. El estudio del cerebro ha tenido siempre una gran importancia, siendo una figura clave en España D. Santiago Ramón y Cajal. De hecho, es considerado el padre y fundador de la neurociencia moderna, tanto a nivel nacional como internacional. En este artículo, trataremos el cerebro, un tema como tantos otros, en parte relegado debido a la situación actual.  

En particular hablaremos de un tipo de neuronas que ya Ramón y Cajal describió y nombró en su tratado de Histología del sistema nervioso del hombre y los vertebrados, con sugerentes nombres como: células en candelabro, en cesto, en penacho, etc... Estas neuronas son conocidas en general como interneuronas y constituyen un grupo heterogéneo de células desde el punto de vista histológico, molecular o sináptico.

Nuestra corteza cerebral está compuesta, entre otras clases de células, por dos tipos de neuronas: las interneuronas, protagonistas de este texto, y las neuronas de proyección. Actualmente sabemos que las interneuronas solo suponen el 20% del total de las neuronas en la corteza cerebral, pero en cambio, tienen un papel clave en su correcto funcionamiento.

Las interneuronas, al contrario que las neuronas de proyección, nacen alejadas del lugar que ocuparán en el cerebro adulto. Por lo tanto, estas células tienen que desplazarse en un viaje que les lleva varios días a través del cerebro, guiadas por señales químicas hasta encontrar su destino final. Una parte de dicha migración la realizan a lo largo de la corteza, y es esta la que nuestro grupo ha descubierto como se lleva a cabo. Sorprendentemente, nuestros estudios han demostrado que las interneuronas se mueven aleatoriamente, sin una ruta preestablecida o un destino prefijado. En cambio, es la expansión del cerebro durante el desarrollo embrionario el que marca la posición de las diferentes interneuronas dentro de la corteza cerebral. Para llegar a esta conclusión nuestro grupo ha utilizado técnicas avanzadas en imagen a tiempo real, así como trasplantes de células in vivo en embriones de ratón, entre otras.

La correcta distribución de estas neuronas, es esencial para el funcionamiento de las distintas áreas corticales por lo que esta migración podría estar relacionada con diferentes desórdenes neurológicos. Así pues, estos resultados abren nuevas vías para abordar trastornos del neurodesarrollo como son el autismo, la discapacidad intelectual, epilepsia o la esquizofrenia, entre otros.

Volver