El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

La autora, Ascensión Palomares, propugna una Escuela sin segregación, abierta a la tolerancia y a las distintas culturas

La UCLM edita una obra sobre la educacion para la diversidad en el siglo XXI

17/11/2004
Share:

La UCLM edita una obra sobre la educacion para la diversidad en el siglo XXI

17/11/2004


La catedrática de Didáctica y Organización Escolar y profesora de la Escuela Universitaria de Magisterio de Albacete, Ascensión Palomares, acaba de publicar el libro “Profesorado y Educación para la diversidad en el siglo XXI”, editado por el servicio de publicaciones de la UCLM dentro de la colección “Humanidades”. La obra pretende orientar sobre la atención a la diversidad y sobre cómo debe ser la formación del profesorado para lograr una educación más solidaria, humana y democrática.
En un recorrido por sus páginas, la autora muestra los valores y tendencias de la sociedad actual destacando el significado de la singularidad y la interculturalidad en el siglo XXI. Sus primeros capítulos recogen una concepción de la atención a la diversidad amplia y rotunda, sin ambages, que nos acerca a una realidad cada vez más plural, desigual y diversa que exige nuevos planteamientos políticos, económicos, sociales y culturales.
Para Ascensión Palomares, la educación en -y para- la diversidad es un proceso complejo y dificultoso que conlleva una visión crítica de la Escuela pero, sobre todo, supone un cambio en las convicciones educativas de la sociedad. El desafío de este tercer milenio debe ser -según la autora- la construcción de un tipo de sociedad, en la que la Educación, la Escuela y las diferencias no sean causas de segregación o exclusión, sino posibilidad de desarrollo y enriquecimiento.
La obra expone que los Centros educativos deben ser flexibles y abiertos a todos los miembros de la comunidad, un lugar donde se aprenda viviendo y se conviva democráticamente; se participe en la construcción de alternativas a los problemas sociales e individuales; se fomente la creatividad, el espíritu crítico y el respeto -y aceptación- de las diferencias personales y sociales; se promuevan las aportaciones diferentes y se tolere la discrepancia.
Para dar respuesta a la diversidad de los alumnos, la autora defiende la motivación de unos docentes que reflexionen sobre qué prácticas habituales favorecen o dificultan la atención a la diversidad. Un profesorado que investigue y experimente nuevas formas de hacer, que se asesore y colabore con otros compañeros y vaya adquiriendo un conocimiento profesional que le permita una actuación pedagógica y un desarrollo profesional que le haga satisfactorio su trabajo.
El último capítulo se dedica a realizar un amplio análisis de la situación de la atención a la diversidad en Castilla-la Mancha. Esta es la primera vez que se lleva a cabo un estudio general de la región con diversas propuestas para mejorar nuestro sistema educativo.

Más actualidad