El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Aceptar

Exposición en la Iglesia de San Pedro Mártir

130 obras, desde el Greco a incunables, muestran la relacion de los arzobispos de Toledo con la Universidad Espanola

05/03/2002
Compartir:

130 obras, desde el Greco a incunables, muestran la relacion de los arzobispos de Toledo con la Universidad Espanola

05/03/2002

La figuras de Gil de Albornoz, Alonso Carrillo, Mendoza, Cisneros, Alonso de Fonseca, Silíceo y Lorenzana, todos ellos Arzobispos de Toledo, y su relación con el entorno social, cultural y educativo de la época que vivieron marcan el eje central de la exposición “Los Arzobispos de Toledo y la Universidad Española” que hasta el 3 de junio se podrá visitar en la ciudad del Tajo, en el marco de la antigua Iglesia de San Pedro Mártir, actualmente paraninfo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Castilla-La Mancha.
Esta exposición, que tiene como comisarios a los profesores de la UCLM, Carlos Vizuete y Fernando Llamazares, ha sido posible gracias al apoyo del Arzobispado de Toledo, el Cabildo de la Santa Iglesia Catedral Primada de Toledo y el Real Colegio de España en Bolonia, junto a las Universidades de Salamanca, Valladolid, Complutense, Santiago de Compostela, Valencia, Politécnica de Madrid y Alcalá y ha contado con el patrocinio de entidades como el Banco Santander Central Hispano y la Caja de Castilla-La Mancha, instituciones regionales y distintas empresas.
Todas estas Universidades han abierto sus puertas para que las obras que en sus sedes se guardan puedan contemplarse en Toledo. Así, el visitante podrá observar desde la pintura de Cisneros ante Orán de Eugenio Cajés, cedida por la Universidad Complutense hasta las esculturas de Niño o San Cristóbal, de Berruguete, ubicadas en el Colegio Fonseca de la Universidad de Salamanca. Pero no solo las Universidades, esta muestra, que cuenta con más de cien piezas, aúna obras de pintura, esculturas, dibujos, grabados, textiles, orfebrería e interesantes documentos y libros, procedentes de Museos como el de Santa Cruz y la Casa y Museo de El Greco de Toledo, el Nacional de Escultura de Valladolid, el Museo Parroquial de Pastrana, las Catedrales de Toledo y Valladolid, los Conventos de las Clarisas de Alcalá y el de las Agustinas de Palencia, del Archivo Histórico Nacional, el Archivo Diocesano de Toledo...
Como se ha comentado, los arzobispos, la Universidad y su relación por medio de los Colegios son los tres temas que marcan el hilo central de esta muestra. Según comenta el profesor Carlos Vizuete, los obispos de la época de esta exposición (S. XIV –XIX) se caracterizan por una serie de atributos reconocidos y que se remiten a sus funciones de enseñar, santificar y regir a la Iglesia, mientras que las funciones derivadas de su condición de gobernantes se ilustran mediante documentos.
A través de una serie de libros se resume la ciencia universitaria, centrada, en aquellos siglos, en las Humanidades, el Derecho y, sobre todo, la Teología, entre ellas las de Juan Martínez Silicio y otras salidas de las prensas situadas en el edificio de San Pedro Mártir o financiada por el cardenal Cisneros y el arzobispo Fonseca.
Y ya, el tercer elemento que queda patente en esta exposición son los Colegios, - instituciones destinadas a la formación de grupos reducidos en régimen de vida comunitaria, casi religiosa, con hábito y clausura-. Como ejemplo, destacar que del Colegio de San Clemente de Bolonia, fundado por el cardenal Albornoz, se puede ver el


título de doctor por la Universidad de Bolonia de Don Diego de Castilla, deán de la catedral de Toledo, opositor al cardenal Silicio en el establecimiento del Estatuto de limpieza de Sangre en el Cabildo primado y que trajo a esta ciudad a El Greco.
Principales obras
El Greco, pintor y escultor, está presente en la exposición, con sus obras de Santiago Alfeo y San Ildefonso y el grupo escultórico de la Imposición de la casulla a San Ildefonso. De su discípulo, Luis Tristán se encontrará el lienzo de San Jerónimo Doctor. Del escultor Villabrille y Ron, observamos el busto escultórico de Cisneros. Especial importancia tiene la tabla del retrato del Cardenal Mendoza atribuida a Juan Rodríguez de Segovia.
Destaca también otros autores como Alberto Durero, con un grabado de Erasmo de Rotterdam; Felipe Bigarny, con una escultura de San Gregorio Magno o Alonso Berruguete, con dos de las tallas del retablo mayor de la capilla del Colegio Fonseca de Salamanca; pintores como Manuel Peti Vander, Diego Valentín Díaz, Francisco Bayeu, Juan Bautista Suñer... o escultores como Copín de Holanda, con tres espléndidas obras de principios del XVI o Nicolás de Bussi .Pero junto a todos estos destacados artistas se encuentran también obras anónimas de gran interés histórico como la imagen de Santo Toribio de Mogrovejo, propiedad de las Madres Agustinas de Palencia, de San Clemente, titular del Monasterio toledano, o el Retrato del Obispo y Virrey de México Juan Palafox.
Entre los libros que se exhiben en esta muestra, algunos destacan por su belleza como el Pontifical de Mendoza y el Libro de los Prefacios de Alonso de Fonseca, que fue decorado por Diego de Arroyo, pintor de cámara de Carlos V, ambos procedentes de la Catedral de Toledo; otros, por su valor histórico como Liber Misticus, que contiene la liturgia mozárabe, está escrito en el siglo XIII, y fue utilizado por Cisneros y Lorenzana, para las restauraciones que ambos hicieron para el Rito Mozarabe.
También las artes aplicadas e industriales tienen en esta exposición un especial interés. En primer lugar, los textiles con ejemplares como la mitra de Cisneros, en terciopelo de seda bordado en sedas, plata, y oro; el frontal de Mendoza de brocatel anillado y fondo de oro, de manufactura italiana de finales del siglo XVI; el terno de terciopelo rojo bordado en oro y sedas del cardenal Silíceo, el paño mortuorio de Mendoza, de terciopelo bordado en oro y sedas, de taller toledano del siglo XVII; y el paño de sitial del cardenal Lorenzana. Estas piezas podrán verse por primera vez juntas, incluso algunas no han sido exhibidas al público nunca.
La orfebrería hace su presencia en modelos como el báculo limosino de la Catedral toledana, realizado hacia el año 1200, el guión del cardenal Mendoza, de plata en su color y sobredorado, que se tiene por el que se enarboló en la toma de Granada; el cáliz de plata sobredorada y aplicaciones de esmaltes, donado por los Fonseca a la antigua colegiata de Valladolid, confeccionado hacia 1500, o el estupendo grupo de Santa Elena ante la Cruz, de finales del XVI, obra de plata con peana de ébano, de corte muy clasicista, de la catedral de Toledo y obra del orfebre Francisco Merino, pieza sorprendente por su grandeza y belleza.
Por último, se muestran documentos-autógrafos de los arzobispos de Cisneros, Mendoza, Lorenzana.., documentos fundacionales de algunos colegios como el de Santa Cruz de Valladolid, bulas pontificias, y los testamentos de algunos de las protagonistas.

Más actualidad