Justificación del Título
L

a enfermería constituye una de las profesiones con más clara identidad dentro del equipo de salud, en el que su papel como prestadora de cuidados a los individuos y la comunidad se ha visto reconocida socialmente de manera universal. Desde las primeras experiencias de formación en la Inglaterra del siglo XIX, de la mano de la pionera Florence Nightingale, dispone de una formación reglada y reconocida dentro de los sistemas educativos de todos los países de nuestro entorno.

En los modernos sistemas de salud, la enfermera ocupa un lugar en el que desempeña múltiples tareas en diversos ámbitos de trabajo, desde los sofisticados servicios de atención a pacientes de alta complejidad de cuidados al seguimiento de los programas de atención a la salud de individuos, familia y comunidades. Los cuidados enfermeros, por tanto, actúan en beneficio tanto de la mejora de las personas enfermas como en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, constituyendo además un elemento de cohesión social y de atención solidaria ante los problemas de salud.

Cumple también una función de gestión y coordinación de la atención sanitaria de capital importancia dentro de los esquemas de los servicios de salud, en los que actúa en diferentes niveles de gestión, desde la prestación de cuidados individualizados o colectivos hasta altos niveles de dirección hospitalaria o de áreas de salud.

Así ha sido reconocido por los organismos que orientan la prestación de cuidados de salud, como la Organización Mundial de la Salud, que destaca entre las funciones de las enfermeras las siguientes: cita OMS. Igualmente, el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) máximo organismo representativo de la profesión, explicita estas áreas de actuación ampliadas y apoya un papel de la enfermería como coordinadora de los cuidados y garante de la calidad de los mismos.

Del mismo modo, la legislación española reconoce a la enfermería una serie de funciones destacadas a realizar en el contexto de los equipos de atención a la salud, entre ellas las de planificar, programar, dispensar los cuidados a individuos y grupos.

Ello ha propiciado que en los últimos años, la formación haya seguido un camino paralelo al desarrollo de los sistemas de salud y a la ampliación de los campos de actuación de la enfermera en ellos. Varias son las orientaciones del ejercicio profesional en el ámbito sanitario que tienen especial relevancia para la formación:

  • Autonomía técnica y científica.
  • Asistencia sanitaria técnica y profesional adecuada a las necesidades de la población.
  • Calidad, seguridad y eficiencia.
  • Respeto y consideración de los derechos de los usuarios.
  • Interdisciplinaridad y trabajo en equipo.

En especial, la ley reconoce a las enfermeras la capacidad de dirección, evaluación y prestación de los cuidados de enfermería dirigidos a la promoción, mantenimiento y recuperación de la salud, así como a la prevención de enfermedades y discapacidades.

Estos planes de estudio se han adecuado igualmente a las normativas emitidas por la Unión Europea, al ser la enfermería una de las profesiones reguladas desde 1973. En este contexto, son destacables las orientaciones emitidas por las autoridades europeas, especialmente la Directiva del Parlamento Europeo, Directiva 2005/ 36/ CE, sobre calificaciones profesionales y los sucesivos decretos de transposición de la normativa europea que han refrendado la descripción de la profesión enfermera y su formación como prestadoras exclusivas de cuidados de salud a la población.