El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso. Aceptar

Informe de la semana del 3 al 9 de mayo 2020
11/05/2020
Compartir:
Informe de la semana del 3 al 9 de mayo 2020
11/05/2020

Querida comunidad universitaria,

La semana pasada finalizaba con la decisión del Gobierno de España de posponer el inicio de la desescalada en las provincias de Albacete, Ciudad Real y Toledo, de manera que solo el campus de Cuenca estará en condiciones desde este mismo lunes de reabrir los laboratorios de investigación y organizar el desplazamiento de los estudiantes para la recogida de material dentro de la provincia, tal y como habíamos previsto para toda la Universidad. Desde el convencimiento de que deben prevalecer los criterios sanitarios, lamento la decepción que esta decisión puede acarrear en las expectativas de los investigadores y estudiantes afectados. Me preocupa en particular el hecho de que este retraso inicial pueda venir acompañado de otros que se acumulen para acabar por situarnos en una cierta desventaja temporal respecto a otros sistemas universitarios de cara a la recuperación gradual de algunas de nuestras actividades presenciales, así como las dificultades añadidas que puede ocasionar un avance a diferentes velocidades de los distintos campus habida cuenta del funcionamiento en red en el que apoya nuestra universidad de ámbito regional. No podemos sino esperar a una nueva evaluación y continuar colaborando con el Gobierno regional con las capacidades científicas y tecnológicas de los grupos de investigación de la UCLM para estar en condiciones de acelerar la transición de Castilla-La Mancha por las distintas fases contempladas en el proceso de desescalada.
 
En el fin de semana hemos conmemorado el día de Europa. No ha sido una conmemoración más sino la reafirmación de cuál debe ser nuestro marco de referencia como universidad. Hoy, y menos aún en el futuro inmediato, no podemos desarrollar eficiente y satisfactoriamente nuestras misiones de docencia, investigación, innovación y cultura sin la dimensión europea. Erasmus +, Horizonte 2020, FEDER, FSE... son conceptos incardinados en el presente y el futuro de la formación que impartimos, de la investigación e innovación que realizamos y de los recursos humanos y materiales para llevarlas a cabo, como bien conocen y de los que se ocupan en el Centro de Estudios Europeos Luis Ortega y la Cátedra Jean Monnet de la UCLM.

La semana ha venido marcada por la derogación del sistema de cobertura de costes basado en horquillas para la fijación de las tasas y precios públicos de matrícula de enseñanzas universitarias oficiales mediante el RDL 17/2020, de manera que quedan definitivamente eliminados elementos atípicos que se habían demostrado difíciles de conciliar con el concepto mismo de universidad como servicio público, tales como la contabilidad analítica de actividades indisociables como la docencia y la investigación o la exigencia de que los estudiantes soportasen una parte significativa de unos costes de los que en última instancia acababan beneficiando a la sociedad en su conjunto.

A partir de esta modificación legislativa, el Ministerio de Universidades ha invitado a las Comunidades Autónomas a impulsar un proceso de reducción de las tasas y precios públicos con el objetivo último de que la educación superior adquiera la condición de servicio público gratuito, equiparándose así a otros como la sanidad o la educación no universitaria y homologándose con lo que vienen haciendo desde hace años algunos de los países europeos más competitivos en la economía del conocimiento. Este proceso que el Ministerio quiere iniciar desde este próximo curso académico 2020-21 debe contar con la correspondiente compensación a las universidades públicas, tal y como han reclamado los gobiernos autonómicos en la Conferencia General de Política Universitaria y las universidades en el Consejo de Universidades, máxime en un momento como el actual en el que venimos soportando todos los costes del modelo presencial y los costes añadidos del modelo bimodal de enseñanza, además de los costes de equipamiento y material sanitario que será necesario afrontar conforme se produzca la reincorporación gradual a la actividad presencial en los campus universitarios. Esta semana será decisiva para perfilar el esquema de compensación a las universidades, que posiblemente tome la forma de una transferencia del Estado a las Comunidades Autónomas para este fin y que en este ejercicio presupuestario 2020 podría incorporarse en el RDL que aprobará el reparto adicional de 16.000 millones de euros a las regiones dentro del tramo de 5.000 millones de euros dedicado a compensar los menores ingresos por tasas, precios públicos e impuestos que experimentarán las distintas regiones.

Otro asunto en el que espero novedades en esta semana que iniciamos es el relativo a los procesos de promoción y contratación del Personal Docente e Investigador. La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha expresado su preocupación al Ministerio de Universidades por los efectos que acarrea la suspensión de plazos administrativos del estado de alarma respecto a los concursos de plazas de los cuerpos docentes universitarios así como para la incorporación de personal temporal de cara a la planificación de este próximo curso académico 2020-21. El Ministerio se ha comprometido a encontrar una fórmula adecuada para desbloquear esta situación en un marco de seguridad jurídica.

Como refleja nuestro lema #UCLMnoPara, continuamos avanzando en el cumplimiento de las distintas misiones que tenemos encomendadas, en algunas con mayores dificultades que en otras, pero sorteando los obstáculos del trabajo no presencial en todas ellas. Ello no sería posible sin la capacidad de adaptación en tiempo récord que está mostrando el Personal de Administración y Servicios para sostener nuestros sistemas y servicios de forma remota por parte de las áreas y unidades de gestión. Como en otros casos, nos hemos apoyado en las fortalezas y el trabajo previo que venía desarrollándose, tales como el teletrabajo, la administración electrónica o el equipamiento informático portátil, lo que nos ha asegurado una gestión ágil y eficaz dentro de las dificultades. Algunos resultados de esta gestión remota vienen dados por las tramitaciones de las ayudas a grupos de investigación, las ayudas especiales para estudiantes, la convocatoria de movilidad nacional SICUE o las ayudas para profesorado de másteres universitarios. Me gustaría destacar los procesos relativos a la acreditación de titulaciones por parte de la ANECA, con la reciente verificación del grado en Turismo recibido esta semana, que culmina la puesta en marcha de 7 nuevos grados en menos de 2 años con una extraordinaria respuesta del estudiantado y permite completar así la primera oleada del mapa de titulaciones acordado con el Ejecutivo autonómico en el Convenio de Financiación Plurianual 2018-2021.  

Como cada semana, me gustaría destacar uno de los múltiples ejemplos de adaptación y respuesta de nuestra comunidad universitaria en estos momentos tan complicados, canalizado en este caso a través de la Escuela Internacional de Doctorado (EID) con la tramitación electrónica de todo el proceso de defensa de tesis doctorales, en el que vienen interviniendo profesores e investigadores de primer nivel para juzgar el trabajo realizado por los jóvenes investigadores que estamos formando. Me constan las felicitaciones que los tribunales nos transmiten y el buen lugar en el que los directores y doctorandos están posicionando a su universidad. Y lo mismo puede decirse de los trabajos fin de grado y máster que se están realizando y leyendo de forma telemática.

Para concluir, si en el anterior informe semanal invitaba a reflexionar sobre las posibles consecuencias que la denominada nueva normalidad podría tener sobre las universidades y la investigación, en el panorama que se dibuja creo que debemos aprovechar los conocimientos y experiencias adquiridas en este periodo de enseñanza no presencial para formular un modelo de formación basado en una metodología bimodal, que combine clases presenciales en el aula o laboratorio con actividades a distancia mediante entornos virtuales, en el escenario cada vez más plausible de que no podamos volver al modelo totalmente presencial al menos durante el primer semestre del próximo curso académico. En esta ocasión, sin embargo, no será una adaptación improvisada de urgencia, sino un modelo híbrido planificado que se ajuste a las particularidades de cada titulación y cada centro, en función de las restricciones que deriven de las exigencias sanitarias y de las infraestructuras de las que disponemos, debidamente modificadas. En esta semana hemos de organizar el proceso de participación interna para establecer una adecuada programación del próximo curso académico que responda a las contingencias que nos depare la nueva normalidad.

Te deseo una buena semana y espero que cuando vuelva a contactar contigo por este medio en siete días todos los campus de nuestra universidad hayan podido avanzar en la recuperación gradual de algunas actividades.

Un fuerte abrazo,

 

 

   Miguel Ángel Collado Yurrita
   Rector de la Universidad de Castilla - La Mancha
     


Volver