El sitio web de la UCLM utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis, pero no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios. Sin embargo, puede haber enlaces a sitios web de terceros, con políticas de cookies distintas a la de la UCLM, que usted podrá aceptar o no cuando acceda a ellos.

Puede obtener más información en la Política de cookies. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso. Aceptar

Procesos formadores
PERFIL 3. Aridisol: Albacete “Los Llanos”

Los procesos formadores más importantes de los suelos de este itinerario edáfico por la comarca Centro en la    zona de la “Llanura Manchega” son, además del proceso de humificación que da lugar a la formación del horizonte superficial A, los procesos de calcificación y petrocalcificación por translocación en solución, que origina los diferentes horizontes de diagnóstico subsuperficiales.

 

Proceso formador de humificación: tiene lugar en el horizonte superior y da lugar a la formación del epipedón A, y aunque estos suelos ubicados en los “Llanos de Albacete” reciben poca materia orgánica a partir de la vegetación, la existencia del ion calcio en altas cantidades y en formas fácilmente disponibles, como se comprueba en la analítica de este perfil 3, es un factor favorable para la formación del complejo arcillo-húmico, generando estabilidad estructural, por lo que generalmente presentan existencia de estructuras favorables, aunque normalmente débilmente desarrolladas.

El mayor factor limitante para el proceso de humificación es el clima, ya que en estos suelos con régimen arídico el desarrollo y la diversidad de los microorganismos está reducida con respecto a otras condiciones más favorables de humedad.

 

Proceso de “Translocación en solución”: facilita la formación de un endopedón cálcico por acumulación de carbonato cálcico, al igual que se describe en los perfiles anteriores 1 y 2.

Este proceso de desplazamiento y acumulación de la caliza es el más generalizado en este itinerario. La abundante presencia de carbonato cálcico en los materiales litológicos hace que el mecanismo de alteración carbonato-bicarbonato sea casi general, pues el agua que alcanza el suelo procedente de la lluvia, que es ya una solución carbónica por contacto con el aire, permite el paso del carbonato cálcico a bicarbonato, mucho más soluble, pudiendo ser arrastrado en profundidad. Al tratarse de zonas con condiciones de aridez, el límite en la penetración de agua en el perfil condiciona el proceso de calcificación.

La reiteración de este proceso tiende a producir la acumulación de la caliza en el seno del perfil del suelo entre unos límites superior e inferior, que pueden coincidir con las cotas hasta las que penetra el agua.

En un principio la precipitación del carbonato cálcico se produce en toda la masa del suelo, y luego se va desarrollando en lugares preferentes de acumulación, como nódulos, alrededor de las raíces, etc., con el tiempo, al progresar y reiterarse estos mecanismos de redisolución y reprecipitación del carbonato cálcico, se produce una cementación que llega a alcanzar una alta compacidad y dureza que caracteriza la formación del  endopedón petrocálcico. 

En este perfil 3 la formación de la costra caliza no se presenta de forma continuada, por lo que se trata de un endopedón B con características cálcicas y petrocálcicas, subdividido en dos horizontes que se han designado como Bk1 / Bk2m.

Por debajo de los horizontes diagnósticos con síntomas de calcificación y petrocalcificación, tenemos dos horizonte o capas, que al no haber sido afectados por los procesos pedogenéticos, se denominan C1 y C2.

 

 

 

Proceso formador de "translocación en solución":
Proceso de calcificación
Proceso de petrocalcificación