RECENSIÓN 


 
TÍTULO: EN BUSCA DE LA CLASE VIRTUAL PRIMERA EDICIÓN: 1997   AUTORES: JOHN TIFFIN / LALITA RAJASINGHAM EDITORIAL: PAIDÓS  
Realizada por Gustavo Magén Gálvez

Especialidad: Educación Física
Curso : 1999/2000


 

Hasta hace algunos años no cabía pensar que la informática pudiera infiltrarse tanto, ¡y de qué forma!, en nuestra vida cotidiana. El avance tecnológico muestra tan acelerado desarrollo que ya cabe preguntarse cómo puede aprovecharse en la educación. Y aquí reside precisamente la idea clave del texto: un nuevo concepto de educación basado en la era de la informática, que debe ser debatido, ya que la clase virtual está hoy, más que nunca, al alcance de la mano.

En este punto, los catedráticos de Comunicación en la Victoria University de Wellington (Nueva Zelanda), Jonh Tiffin y Lalita Rajasingham, llevan a cabo en este ensayo, entre científico y pedagógico, un intento por describir y defender un nuevo paradigma educativo, y lo que puede llegar a ser. Una alternativa hasta ahora impensable y que, según ellos, no puede ser obviada porque el desarrollo tecnológico nos encamina hacia la sociedad de la información, cuyas ventajas acabarán imponiéndose, como así ocurre ya en la economía, comercio, comunicaciones, etc.

La experiencia de Tiffin como profesor y productor de televisión en Reino Unido, África, América Latina y los Estados Unidos, así como la de Rajasingham, en la radio y televisión de Malasia, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda, los abalan como autores cuya particular visión de la educación tiene un evidente trasfondo progresista, riguroso y científico, y sobre todo, maduro, fruto de su dilatada experiencia en este campo. Estamos ante la opinión de unas personas que no sólo demuestran conocer de primera mano lo que escriben, sino que además creen en ello profundamente, confiriendo a su libro una extraña y emocionante viveza a lo largo del mismo (con ilustrativas narraciones de ciencia-ficción), una gran credibilidad desde sus primeras páginas, proporcionada por las numerosas citas y muestras de investigaciones de otros autores, y reforzadas con la autoridad incuestionable que imprimen sus propias experiencias en el campo de las nuevas tecnologías.

Los diez capítulos de este libro parten de un conocimiento profundo, riguroso y científico del tema. En los tres primeros, y tras tratar de convencer de la viabilidad de esa ingenua idea de la teleenseñanza, con una visión de futuro muy optimista y positiva, estudia la educación como un sistema de comunicación, junto con el aula y sus elementos esenciales -alumno, profesor, conocimiento y problema- como instrumentos tradicionales de la enseñanza de antaño. A continuación, mención especial merece el cuarto capítulo, por el interesante análisis de los problemas de espacio, almacenamiento y tiempo que comporta dicho aula convencional, y que presuponen el aparente fracaso del aprendizaje en la sociedad actual según BOTKIN, y ante los cuales la clase virtual se configura como una solución nada despreciable. A partir de los cuatro primeros capítulos introductorios, la obra se adentra de lleno en el mundo audiovisual y su reciente aplicación a la educación, con un enfoque más teórico y reflexivo que práctico, pero apoyándose en numerosas experiencias e investigaciones que se han llevado a cabo en todo el mundo (teleconferencia sincrónica -audioconferencia, videoconferencia, conferencia audiográfica- y la asincrónica). La realidad virtual, capítulo séptimo, transcribe y materializa los postulados visionarios de los primeros capítulos y sirve de sobremesa para confirmar ya las innegables ventajas de una teleenseñanza ideal que describe en los capítulos restantes, en la que las dimensiones de espacio y tiempo dejan de existir, o cuanto menos, ya no son un obstáculo: será posible aprender en cualquier momento y en cualquier lugar.

Por último, se aborda el tema de Internet como una poderosa herramienta para la enseñanza a distancia, desde una doble perspectiva. Por un lado, con una gran convicción, destacando las ventajas y posibilidades que ofrecerá esta red mundial de comunicación en un futuro, respaldándose en la ya existente UOC (Universitat Oberta de Catalunya) como el primer campus virtual, y por tanto, la materialización real de tales propuestas. Y por otro, los autores se muestran cautos, incluso no esconden ciertas dudas e inquietudes ante los problemas psicopedagógicos que supondría este tipo de enseñanza a distancia y que aún no han sido ni previstos, ni evaluados a fondo, y menos aún, resueltos. En este punto, su libro, lejos de decantarse de uno u otro lado, deja abierto el debate.

Personalmente, he de confesar mi infundado desinterés y hasta cierto escepticismo, en un principio, hacia las nuevas tecnologías en educación, tal vez por mi concepto conservador de la enseñanza. Creía firmemente, y lo creo aún, que todo aquello que rompiera con la relación diádica profesor-alumno, o lo que es lo mismo, la relación interpersonal afectiva en la enseñanza, sería perjudicial para el individuo, como ser humano social. Esta idea me invitó a leer el libro, para reafirmarme en mi postura, que veía inviable y utópica, por no decir inhumana, cualquier idea de una clase virtual. Sin embargo, el libro en todo momento y lejos de afirmarla, reconoce que la labor más importante, por el momento es, precisamente la de encontrar el equilibrio justo, y yo diría que enriquecedor, entre el aula tradicional y ésta sugerente alternativa de la teleenseñanza asistida por ordenador. No cabe duda, de que esta obra es capaz de abrir nuestra mente a nuevos conceptos de educación , de hacernos más abiertos y flexibles al progreso, y de introducirnos con entusiasmo en el mundo de las nuevas tecnologías en educación. Y todo gracias a sus continuas preguntas retrospectivas y la habilidad para invitar a la reflexión que, a mi juicio, es lo que más he valorado de este libro. Decir también que, el lenguaje sencillo, de fácil comprensión, junto con las pequeñas narraciones fantásticas sobre la clase virtual y dibujos ilustrativos, hacen amena su lectura, si bien se vuelve ciertamente áspero en algunos puntos más propensos a descripciones técnicas de ciertos sistemas y redes de comunicación.

Igualmente, he echado en falta un tratamiento más didáctico y cercano a mis inquietudes como futuro docente, de cómo explotar hoy día las NNTT en una clase tradicional, pues la clase virtual que describe el libro, si bien ya no es tan irreal, sí es cierto que tardará en llegar. Quizás no era éste el propósito del libro, aunque sí lo que yo buscaba. Aún así, me doy por satisfecho con haber adoptado, gracias a la lectura de éste, una postura más curiosa y abierta, si cabe, no hacia la clase virtual que predica, sino en general hacia las nuevas tecnologías aplicadas a la educación.


  Para ver más recensiones