RECENSIÓN 
ALONSO CANO, C. (1997) : La Tecnología Educativa a finales del siglo XX: concepciones, conexiones y límites con otras disciplinas. Barcelona. Eumo – Grafic.
Alumno : ANA BELÉN LUDEÑA RODRÍGUEZ
Curso : 3º EDUCACIÓN INFANTIL 2001/2002


Asignatura : NUEVAS TECNOLOGIAS APLICADAS A LA EDUCACION.
Profesor : D. RICARDO FERNÁNDEZ MUÑOZ.

 
     La elección de esta obra viene dada por la búsqueda de una definición de Tecnología Educativa y esa búsqueda haya en la obra un amplio abanico de posturas y conceptualizaciones que, aunque ofrecen una visión heterogénea, dan al lector una panorámica abierta, no delimitada por la visión “monolítica” de un único autor.

     La obra pretende poner al alcance del lector los contenidos de las III Jornadas Universitarias de Tecnología Educativa celebradas en Barcelona los días 21 y 22 de septiembre de 1995. Dichas jornadas, en las que participaron un gran número de docentes e investigadores universitarios, tuvieron como objeto discutir y profundizar en torno a la conceptualización de la Tecnología Educativa como objeto de estudio. Por ello en la obra hay tantas respuestas como autores intentan dar contestación a la temática de las jornadas.

     Profesionales como Fernando Sáez Vacas de la Universidad Politécnica de Madrid o Juan Manuel Escudero Muñoz de la Universidad de Murcia abordan el tema de la obra desde una perspectiva extrena, ya que no están directamente implicados en este campo de estudio.

     La presentación de la perspectiva interna de la Tecnología Educativa viene de la mano de un grupo de profesores y profesoras de cuatro universidades como son Manuel Area Moreira, Fátima Castro León y Ana Sanabria Mesa de la Universidad de la Laguna. Desde la Universidad Complutense de Madrid, Carmen Alba, Antonio Bautista y Evaristo Nafría nos ofrecen su postura sobre el tema del mismo modo que de Pablos Pons, perteneciente a la Universidad de Sevilla, quien hace un recorrido por dos corrientes como son la Tecnología Educativa crítica y el enfoque sociocultural. La última aportación desde la perspectiva interna corre a cargo de Ramón Pérez Pérez, perteneciente a la Universidad de Oviedo, quien pone de manifiesto la desigual integración de las N.N.T.T., el problema de la formación y de la falta de coherencia epistemológica entre el conocimiento de las N.N.T.T. y la investigación sobre ésta que repercute en la escasa integración de la Tecnología Educativa.

     Las nueve aportaciones restantes que completan la obra provienen de profesores de Tecnología Educativa de las Universidades de Barcelona, UNED, Rovira i Virgili, Valladolid, Alicante y la Rioja. La primera de ellas viene representada por Cristina Alonso Cano y Jordi Quintana Albalat.

     Domingo Gallego y Catalina Alonso, por su parte, hacen un recorrido por la evolución del concepto Tecnología Educativa de una forma dialéctica, mientras que Juana Mª Sancho pone de manifiesto la estructura compartimentalizada en la formación inicial y permanente, que dificulta la globalización.

     De la mano de Bonifacio Jiménez Jiménez, Ángel Pío González Soto y Mercé Gisbert Cervera se hace una reflexión sobre el papel, función y profesionalidad de los “tecnólogos educativos” y el de los medios puestos a su disposición o los que estos puedan generar.

     Bartolomé Rubia Avi nos hace reflexionar sobre una importante cuestión: ¿cómo facilitará la Tecnología Educativa la educación liberadora y democrática si ésta ofrece valores como la eficacia, competitividad, etc?.

     El análisis de los cursos de formación del profesorado en tecnología ofrecidos por la Universidad de Trent es realizado por Mª de los Ángeles Martínez Ruiz y Narciso Sauleda Parés.

      Finalmente, Josefina Santibañez Velilla concluye la obra ofreciendo su concepto de Tecnología Educativa, así como estableciendo qué es tecnología de y en la enseñanza.

     La obra, pues, es una continua sucesión de definiciones sobre el concepto de Tecnología Educativa. Por tanto, establecer una idea principal es difícil ya que aglutinar las diversas posturas de los numerosos profesionales que intervienen no es tarea fácil. Y, si establecer la idea principal es complicado, no lo es menos extraer un concepto de Tecnología Educativa claro entre la heterogeneidad de opiniones. Así, el lector no consigue más que una visión difusa en torno a la conceptualización de Tecnología Educativa, lo que le lleva a sumirse en un ejercicio de reflexión para sacar sus propias conclusiones y decantarse por una u otra postura. Esta reflexión se puede extrapolar a la problemática de la formación del profesorado en N.N.T.T. y la desigual presencia de la formación del profesorado en N.N.T.T. en lo social y lo educativo a la que se alude en la obra. Este “desequilibrio tecnológico” hace que la balanza  donde se pesa la integración de las N.N.T.T. se incline más hacia la sociedad que hacia el sistema educativo.

    Así, la obra, dirigida a los profesionales de la educación, le hace al lector tras su lectura cuestionarse todos los aspectos citados. Contribuye pues a denunciar la bifurcación de caminos  entre la Tecnología Educativa y el sistema educativo y a despertar ,si cabe, en el lector el interés por buscar solución a dicha problemática.
 


 

  Para ver más recensiones