Nº 13
Revista "El Recreo"
E. U. DE MAGISTERIO DE TOLEDO
Diciembre 2006


Una “copichuela” bajo las estrellas.

El botellón.

 

Reunión masiva de jóvenes de entre 16 y 24 años, fundamentalmente, en espacios abiertos de libre acceso, para beber la bebida que han adquirido previamente en comercios, escuchar música, y hablar (A. Baigorri, R. Fernández, GIESyT, "Botellón, un conflicto postmoderno", Icaria, Barcelona, 2004)

¿Es el botellón realmente eso? Desde aquí afirmamos un rotundo no.

Imagen policias supervisión zona de botellónEl botellón se ha convertido hoy en día en una costumbre, todo un rito de cualquier jueves, viernes o sábado que se precie… eso si eres de los que salen lo normal… ¿lo normal? No sabemos ya el que calificar de normal, así que lo dejamos en tus manos ese concepto.

Pocos se libran de tomar unos cubatas bajo las estrellas, las nubes, y en el caso de los más atrevidos, bajo una fina pero incesante cortina de diminutas gotitas de lluvia.

Aunque la idea de trasladar el botellón en la ciudad de Toledo a las afueras de las murallas no fue del agrado de muchos, aún conservamos la suerte no sufrir la persecución de la policía, pero sí peligro de multa. Éste no es el caso de los pobres madrileños: Cuantas historias hemos oído o vivido en que el tranquilo botellón en el parque del Oeste se ha convertido en una carrera a toda velocidad al ver aparecer la policía y no querer pagar unos 300 € de multa.

En España, siempre han existido celebraciones locales religiosas y ferias populares, en las que se ha hecho uso y abuso del consumo de alcohol, al igual que los guateques que se celebraban en la época de las dos generaciones anteriores a la actual.

Aún así, España, está en el termino medio de consumo de alcohol en Europa con un consumo de 12,3 litros por persona y año, clasificación que lidera Luxemburgo con 17,5 litros.

La costumbre del botellón se estableció a finales del siglo XX  (Los orígenes del botellón se sitúan en Andalucía a comienzos de los años 80, aunque aún no tenía el nombre actual. Los jóvenes andaluces de clase obrera se reunían en plazas y parques para tomar unas bebidas como alternativa al alto precio de las consumiciones en los bares (de 5 a 6€ de media), así como para disfrutar del clima) y hoy ya es algo existente, y que, si sabes “estar”, no tiene por que ser un problema. Por “saber estar” nos referimos a no armar escándalo innecesario, tirar los restos a los contenedores y no propiciar ni realizar el llamado “vandalismos” por el que unos pocos crean la fama al reste de que “los jóvenes de hoy en día son unos maleducados”.

La denominación hace referencia a que, para abaratar el coste de la bebida, se consume el alcohol (mediante botellas y tetra brik de aproximadamente 1 litro, hielo y vasos de tubo o cachis (también llamados minis), antes de dirigirse más tarde a pubs, discotecas, o conciertos donde el precio de las bebidas suele ser varias veces más caro. Se practica principalmente en España.

También existe la tendencia entre los abstemios a acudir a estos lugares por la concentración de gente y consumir refrescos, zumos y otras bebidas no alcohólicas en lo que ellos mismos han venido a denominar botellón light o botellón sin.

En el País Vasco y La Rioja existe una tendencia que consiste en mezclar la bebida, generalmente calimocho en las botellas de los refrescos y de agua (generalmente son de 2 litros). En este caso no se utilizarían vasos ni hielo, cada persona tendría su propia botella, con la mezcla hecha, que bebería directamente. Esta costumbre se la conoce por hacer litros, echar los litros o ir de litros.

Puntos de botellónEn algunas ciudades, dónde el botellón se ha centralizado en algún punto en concreto, se llegan a atraer miles de personas cada fin de semana, siendo estos lugares llamados botellódromos por los medios.

Una variante existente en las ciudades universitarias de Andalucía son "las Barriladas". Son botellones multitudinarios convocadas por Internet y se celebran siempre de día. Tienen siempre un motivo de celebración, que normalmente va asociado a una facultad (barrilada de Farmacia, barrilada de Derecho...) Suelen ser siempre en jueves. Aquí en el Campus de Toledo encontramos fiestas, en muchos casos multitudinarias (ITI, Medio Ambiente, Derecho) en las que también se lleva a cabo el botellón, con las posteriores consecuencias, y aprovechamos para emitir una tardía queja de que la gente no recoja los desperdicios.

En las ciudades donde de facto no existe la llamada ley antibotellón y existe más permisividad debido a la protesta de la juventud ante su derecho legal de reunión, la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas simplemente se ha adelantado a antes de las 22h. Como por ejemplo en la ciudad de Toledo.

En las ciudades donde se establece una prohibición legal, se ha producido un decremento de las ventas en los bares de la zona de movida.

En Alemania, aunque a otra escala, el consumo de alcohol por grupos de jóvenes, en la calle, en el metro o en los parques es habitual.

En el Reino Unido es habitual que los jóvenes consuman alcohol, frente al pub donde se disponen a ir y luego continuar bebiendo incluso después de cerrados los bares. A partir de 1997, la policía puede confiscar alcohol en lugares públicos si quienes beben son responsables de crear altercados, y en algunas ciudades una señal indica la prohibición del consumo de alcohol en algunas calles, con multas de hasta £600.

En Rusia es un hábito tradicional, los bebedores se reunían en ['troikas'] para comprar entre tres y compartir a la puerta misma de la tienda una botella de vodka. Tras la caída del comunismo, la afición de los jóvenes por la cerveza ha llegado al extremo que en 2005 los parlamentarios rusos prohibieron el consumo de bebidas alcohólicas en lugares públicos no destinados para ello, aunque no han conseguido impedir que los jóvenes lo sigan realizando.

En Francia no existe la costumbre del 'botellón' aunque en algunos puntos de París, como la plaza de Saint-Michel, próxima a la Universidad de la Sorbona, son lugares tradicionales de reunión de jóvenes estudiantes, pero no se registran fenómenos similares al 'botellón' español

Equipo de Redacción de Educación Primaria


 Dirección Pedagógica:
Ricardo Fernández Muñoz
©  Diciembre de 2006  EL RECREO