Las llanuras y los valles:

Las llanuras:

Las llanuras son grandes extensiones de terreno plano, con algunas elevaciones suaves. Entre unos lugares y otros no hay grandes diferencias de alturas.

Las pequeñas elevaciones que aparecen pueden ser colinas, lomas u oteros.

A lo largo de un paisaje de llanura podemos encontrar mesetas y depresiones.

La meseta es una llanura con cierta altitud con respecto al nivel del mar. En ella abundan los pastos y escasean los árboles.

Una depresión es una llanura rodeada de zonas más altas cuya altura está por debajo del nivel del mar. Suele estar rodeada de montañas. En las depresiones abundan las praderas y existe una gran variedad de árboles.

 

Los valles:

Un valle es una parte baja y llana del terreno, situado entre montañas. Es una depresión de forma alargada, con menos altitud que las tierras vecinas que lo rodean.

Los valles están situados entre montañas, por lo tanto, el acceso a ellos es difícil. Los valles se comunican por unos pasos llamados puertos de montaña.

Los valles es frecuente encontrar ríos y arroyos que bajan de las montañas. Proporcionan al paisaje el agua necesaria para que encontremos en éste abundante vegetación y tierras fértiles para el cultivo.

Cuando las montañas son jóvenes, los ríos que las recorren forman profundos valles en forma de v. Si el valle tiene forma de u, es que proviene de un antiguo glaciar.